EL ÁREA MOTRIZ

–>

Esta área está relacionada con la habilidad para moverse y desplazarse, permitiendo al niño tomar contacto con aquello que le rodea, y estas habilidades se desarrollan muy rápido durante los primeros años de vida, pues el crecimiento y desarrollo del niño es acelerado, en comparación con cualquier otra etapa.
El área motriz también comprende la coordinación entre lo que se ve y lo que se toca, que lo hace capaz de tomar los objetos con los dedos, pintar, dibujar, manipular, etc. Para desarrollar esta área es necesario dejar al niño tocar, explorar e incluso llevarse a la boca lo que ve, permitir que manipule pero supervisandolo para evitar cualquier peligro. 
El desarrollo del niño ocurre en forma secuencial y  progresiva. La dirección que sigue el desarrollo motor es de arriba a abajo, es decir primero controla la cabeza, luego controlará el tronco, y continua hacia los pies; así como del centro del cuerpo hacia afuera, primero controla los hombros, luego controlará los brazos y al final la función de los dedos de la mano. El desarrollo del movimiento se divide en dos partes denominadas motor grueso y motor fino.1.- DESARROLLO MOTOR GRUESO:

El área motora gruesa tiene que ver con el desarrollo del movimiento corporal de los segmentos gruesos de su cuerpo: cabeza, brazos y piernas; también los cambios de posición del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio. La primera capacidad que el niño debe desarrollar es sostener la cabeza, después sentarse sin apoyo, mas tarde equilibrarse en sus cuatro extremidades al gatear y por último, alrededor del año de edad, pararse y caminar. Como ven, el desarrollo cumple un orden inevitable que no debe ser forzado, y va desde la cabeza hacia los pies.

La capacidad de caminar por ejemplo, es una respuesta a una serie de conductas dirigidas a vencer la fuerza de gravedad, de ahí la importancia de brindarle al niño la oportunidad de ejercitar sus posibilidades de movimiento en cada etapa de su vida para ir dominándolas, de otro modo no habrá tal respuesta por falta de estímulo y estaremos preguntándonos porque mi pequeño aun no camina, sabiendo que la mayor parte del día no le ofrecemos oportunidades para el desarrollo de sus músculos y el dominio del espacio.  

Trabajar contra la fuerza de gravedad requiere de esfuerzo, por lo que el niño fácilmente se fatiga y muchas veces se niega, de ahí que se escucha “mi hijo es flojo para gatear, mejor lo cargo” o “no quiere caminar, lo llevaremos en coche”,si bien es cierto no se debe exceder las posibilidades de un pequeño, es bueno darle a diario un tiempo para ejercitarlo en este sentido. 

2.- DESARROLLO MOTOR FINO:

El área  motora fina se relaciona con los movimientos coordinados entre ojos y manos, el desarrollo motor fino comienza en los primeros meses cuando el bebe descubre sus manos y poco a poco a través de experimentar y trabajar con ellas, podrá empezar a darle un mejor manejo.
Al dejarle juguetes a su alcance el bebe tratará de dirigirse a ellos y agarrarlos, así logra coordinar la vista con la mano, luego intentará agarrar dichos objetos con toda la palma de la mano. Es por esto que inicialmente necesita objetos grandes y livianos, a medida que vaya dominando su coordinación le iremos ofreciendo objetos para que  tenga que usar sus dos manos, y cada vez vaya independizando más sus dedos.
Al año la motricidad fina se va perfeccionando, agarra objetos con facilidad y utiliza los dedos disociados, intenta garabatear en una hoja, pasa páginas gruesas, tira y levanta objetos, lo que significa que su coordinación se aproxima cada vez más a la del un adulto, pues los movimientos de insertar, apretar, soltar y lanzar objetos se afinan.  Ya quiere dirigir por ejemplo la cuchara a su boca, el cepillo a su cabello,  el teléfono a su oído, etc .
En la educación inicial existen dos aspectos importantes en la motricidad fina: la coordinación viso-motriz, que es la coordinación mano-ojo, pie-ojo; y la coordinación grafo-motora que implica la coordinación de los segmentos superiores: brazo, mano y dedos, que se van ejercitando diariamente hasta lograr una adecuada independencia segmentaria que permita el control de sus trazos.
 
¿Cómo estimularlos?
 
Recordemos que debemos respetar los ritmos de aprendizaje del niño, y verificar que no interfiera la sesión con las horas de alimentación o descanso.
 
  • Podemos estimularlo a través del juego, en un mismo ambiente y por un breve espacio motivándolo a continuar con alegría y halagándolo ante el esfuerzo y el logro. De esta actitud inicial dependerá que el niño disfrute de la estimulación y el juego.
  • A través de las actividades de motricidad gruesa se pueden detectar problemas  como: pie plano, piernas arqueadas, problemas en las caderas, etc que siendo advertidos a tiempo, deben derivarse al especialista para un adecuado manejo de la situación.
  • El gateo fortalece el cuerpo del niño y su actividad cerebral, cuando sea más grande el gateo ayudará a caminar, correr, saltar,etc  porque obtendrá mejor dominio del espacio y adquiere un mayor equilibrio.
  • Utiliza los rollos(almohadas cilíndricas) para iniciar al niño en la posición de gateo, manteniéndolo debajo de la barriga de manera que él pueda colocar las manos y las rodillas en posición adecuada, primero se balanceará sin poder avanzar, así se irá fortaleciendo hasta que puedas quitarle el rollo y ofrecerle algún juguete llamativo a corta distancia de él que pueda alcanzarlos al gatear, hasta es posible que intente desplazarse  primero hacia atrás, pronto logrará la dirección que necesita, ayúdalo con paciencia.
  • Colócale trozos de alimento, para que pueda explorar sabores y ejercitar la prensión, por ejemplo, ofrécele un trozo de zanahoria cuando inicie la dentición, su textura calma la picazón de las encías y provee de vitaminas, recuerda que no deben ser trozos pequeños. Si tu hijo ya come de todo, coloca trozos de pan, brocolí, queso, etc para ganar doblemente con el ejercicio de la mano y la exploración de sabores.
  • Ofrécele frascos con tapas, él intentará abrir y cerrar varias veces los frascos, juega con los colores y tamaños, para que pueda asociarlos, luego cuando este más grande puedes brindarle granos para que utilice los dedos y llene los frascos.

–>

  • Estimula sus logros con cariño y frases de alago, de otro modo no se motivará a seguir aprendiendo, si estás cansada(o) no lo intentes, la fatiga no es la actitud que requiere un niño y termina siendo la autora de la impaciencia y tensión que lo llenará de temores y le impedirá responder adecuadamente.

EL CONOCIMIENTO EN EL NIÑO

Si enlazamos el tema anterior,  me gustaría decirles que cuando se inicia un programa de estimulación temprana se divide en áreas  para asegurarnos de estimular al niño integralmente; en adelante detallaré de que se trata cada área su importancia y maneras de estimular que podamos practicar en casa.
El área que desarrolla el conocimiento se denomina área cognitiva, y esto implica las maneras de razonar y aplicar sus conocimientos en las cosas más elementales, y los niños construyen su conocimiento a diario mediante el juego y todas las experiencias que le rodean.
El bebé  desde que nace, no cesa de descubrir y conocer el mundo que le rodea. Despertar todos los sentidos del bebé, para que pueda percibir y relacionar estímulos entre sí, es ya un acto cognitivo y perceptivo que estimula sus capacidades intelectuales.
Recordemos que cada sentido nos brinda cierta información, por ejemplo a través del gusto los bebes conocen el mundo, la leche materna no solo les significa calmar el hambre, también es una respuesta al llanto, por tanto es un nivel de comunicación, y es una demanda de afecto y presencia materna, que a través del preciado liquido logra en la criatura un desarrollo físico y emocional equilibrado
Es por ese primer aprendizaje que ellos crecen y siguen explorando las cosas a través del gusto, y “todo se llevan a la boca” pues su necesidad de aprender es creciente; ellos tocan, huelen, ven y “degustan” cada objeto con la finalidad de establecer algún concepto de él: duro, blando, rico, feo, caliente, frío, se come, o… no se come.
A partir del tercer mes, el bebé muestra gran interés por explorar; sus habilidades motrices, dado que ya puede manejar mejor su entorno y clasificar sus percepciones, pues no se encuentra constantemente echado, ya es capaz de levantar y sostener la cabeza y eso genera un ángulo  mejor para la exploración.
Al final del primer año, sus posibilidades de movimiento le permiten mayor exploración, esta vez ha incorporado más posturas; permanece sentado, puede desplazarse gateando, y algunos logran estar de pie si consiguen un apoyo seguro.
Así son capaces de observar y atender con detenimiento lo que le interesa empleando bastante tiempo en ello, pues están desarrollando su área cognitiva que le permitirá al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas contextos, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea; por ello el niño necesita de experiencias, para desarrollar sus niveles de pensamiento, capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida ante diversas situaciones.

¿Cómo estimularlos?

Si hemos indicado que el desarrollo de las diversas áreas y las habilidades del niño dependen mucho de las experiencia que tenga, como oportunidades de estimular sus sentidos, entonces queda claro que el primer paso es saber determinar los que es para ellos peligroso y lo que pueden explorar.
  • Jamás debes brindarle para su manipulación elementos que sean pequeños, recuerda que todo se lo llevará a la boca para “analizarlo” y luego usará sus otros sentidos, por la misma razón es necesario evitar que tenga al alcance elementos tóxicos (juguetes que despintan) o etiquetas de papel que terminarán en su estómago.
  • Puedes brindarle juguetes aptos para la edad que tiene, cuidar el tamaño y el peso, si tu bebe es pequeño es mejor que manipule juguetes grandes y poco pesados la manipulación de objetos más pequeños la logrará cuando este más grande.
  • El lenguaje es importante, se le debe hablar permanentemente al niño, comentarle todo lo que se esté haciendo al jugar con él , llamando a las cosas por su nombre aunque aún no tenga la capacidad de hablar, él ya esta aprendiendo y si no le hablas correctamente cuando adquiera el habla repetirá como se lo enseñaste.
  • Cantarle es otra alternativa que inicia los hábitos, puedes cantarle por ejemplo para bañarlo, para comer y para dormir, así el niño reconoce que es lo esta próximo a suceder debes hacerlo suavemente y usar siempre la misma canción.
  • Otra opción es leerle, genera un momento especial y cuando están muy pequeños puede ser el padre quien apoye al descanso de la madre, dedicándole un tiempo al niño de  lectura, también aquí la voz debe ser suave las primeras lecturas deben ser cortas, cuando el niño va creciendo pedirá repetir el cuento, o leer otro más, y ya está generando un gusto por la lectura que inició desde muy temprano cuando disfrutaba de ese espacio en donde alguien a cierta hora del día le leía un cuento
Tu creatividad está ahora en prueba, y debes desarrollar la capacidad de observación para saber qué es lo que disfruta más tu pequeño, anímate a crecer con él.

 

LA SOBREPROTECCIÓN

Estas situaciones que son el pan de cada día para todos, en los niños sobreprotegidos no se dan porque tienen una barrera muy fuerte e impenetrable a estas experiencia:padres sobreprotectores, ellos harán lo que sea “para que su hijo no le pase nada” y literalmente puede llegar a suceder; no les pasa nada y por ello no están preparados y no aprendieron de las lecciones de vida diarias. Esta dependencia genera en ellos la inestabilidad que demuestran cuando están sin la figura sobreprotectora, porque no hay quien les de la aprobación, la indicación o lo haga por ellos; y este esquema donde se percibe una pobre personalidad, se mantiene durante las siguientes etapas de la vida, incluso hasta la adultez.




Hijos para la vida
Una manera de demostrar el amor que les tenemos a nuestros hijos, es reconociendo que su vida no nos pertenece y que tenemos la responsabilidad de formarlos pero ellos harán el resto, ¿no queremos que tropiecen? ¡ Pues enseñémosle a caer y a levantarse para continuar! por que en la vida hay tropiezos naturales, piedras en el camino y no hay un súper papá o súper mamá que pueda cambiar eso para su hijo y lo haga para siempre.
Un punto importante es prepararnos nosotros, si reconocemos que tenemos cierta debilidad en este tema, a nadie le gusta ver sufrir a un hijo, pero por ello no podemos evitarles el sufrimiento, sino debemos enseñarles a asumir los errores y enfrentar la dificultad venciendo el obstáculo. 
Lo más frecuente es ver como en los primeros años que el niño socializa con otros pequeños, no quieren compartir sus cosas- a pesar de que el ego es parte de las características de los niños pequeños- esto es muy difícil de superar y a veces se dilata este periodo, lo cual no es observado por los padres que alimentan  esta conducta, evitando que mantenga contacto con otros niños de su edad. Así podemos determinar que si esta conducta se sustenta al niño le será difícil hacer amistades, compartir objetos, y hasta pensamientos, porque él creerá siempre tener la razón y ello implica que se frustre y sufra ante la poca o nula aceptación de los demás, y no resista la falta de consentimiento a la que está acostumbrado por el exceso de protección.
 
Considera:
La crianza con amor siempre dará buenos resultados en la estabilidad afectiva del hijo, sin embargo no confundas el amor con el consentimiento, debes tener reglas claras que ordenen su vida por ejemplo: “El juguete es tuyo pero sería triste no poder jugar con alguien más, y tenerlo guardado”- enseñará a compartir las cosas e intercambiar opiniones con otros- déjalo que entre niños se desenvuelvan, sin intervenir a favor de nadie.

Distinto sería, “Guarda el juguete que me costó mucho y se puede malograr, si me obedeces mañana te compraré otro para que tengas la colección completa para ti solito”.
 
 

Protección es una tendencia natural de los padres hacia los hijos, la sobreprotección no, es algo que lo adquieres voluntariamente o como respuesta a ciertos temores personales que están internalizados, pero los puedes moldear, conversar entre papá y mamá para ponerse de acuerdo es un buen inicio, pues es común que la mamá sobreproteja y no lo note y que esto genere complicaciones en relación a la crianza con el padre.

Si permites que tu hijo desarrolle sus actividades y pensamientos independientes a tu voluntad o criterio, lo harás un niño más seguro, con iniciativa propia, porque fomentas la confianza ante una actividad que debe realizar, lo haces más tolerante, respetuoso, con autonomía y buena autoestima; facilitándole su adaptación a la realidad. 

Todos los días nos podemos cultivar y  tenemos la oportunidad de ser mejores personas, busca orientación y apoyo para aprender a manejar las situaciones difíciles en torno a la educación de tu hijo, porque es la mejor herencia que recibirá de ti.