¿QUÉ JUGUETE LE REGALO?

Definitivamente los juguetes se convierten en una de las principales atracciones en fechas navideñas, tan es así que se destinan grandes espacios en las tiendas para ello, pues se estima que la venta crece año tras año y que la demanda existe más allá de la situación económica; esto ya es ingresar a hablar de temas como créditos, prioridades para los padres, ilusión de los niños, comercialización de sueños, y competencia marketera Pero como estos no son puntos a desarrollar en el blog continuaremos centrándonos en los juguetes y sus usos.

Conozco a muchos padres que compran la colección de Marvel, productos Star Wars, play station, etc para sus niños y sus pequeños tiene 3 meses de nacido, aunque suene exagerado pasa y no con poca frecuencia, lo que se revela aquí es el gusto y la preferencia personal del papá por estos productos y la proyección que tienen de suponer que a sus hijos, más adelante, les gustará tanto como a ellos, estos juguetes.

En el caso de la madres sucede con productos Barbie, Disney, etc que también ofrecen una amplia gama como para que siempre se piense que falta algo más por obtener, y adquieren personajes y accesorios para inducir en muchos casos a que la niña juegue como supone el personaje actuaría.
En ambos casos, son los padres los que se sienten realizados al comprar cosas que han soñado tener de niños, o que teniéndolas se convirtieron en sus favoritos hasta hoy, esa posibilidad de adquirirlo ,que no se tiene cuando uno es niño,  donde solo te limitabas a consultar ¿papi, mami puedes comprarme…? Ahora se convierte en poder y realización. También cabe la posibilidad de brindarles todo aquello que salga de moda para que “nada les falte” más adelante veremos que es lo que les suele faltar a los pequeños.
TIPOS DE JUGUETES
Existen gran variedad de juguetes, sin embargo es necesario tener en cuenta la edad a la que está dirigido, por cuestiones de seguridad e interés, por ejemplo un carro tipo Hot Wheels -que son muy lindos – no es indicado para un niño menor de un año, pero si es perfecto para un niño de 5, de igual manera los clásicos Lego están clasificados por edades para la mejor manipulación de las piezas y el grado de dificultad, siendo éste una buena alternativa que acompaña a los niños desde los 2 años con piezas grandes y construcciones simples hasta la posibilidad de armar grandes ciudades hasta la adolescencia.
Otro aspecto importante es la posibilidad que ofrece el juguete, a veces comprar cosas sofisticadas o automáticas, gusta al niño pero no lo cautiva porque las posibilidades de que un robot camine y dispare, que la muñeca llore, que el carro a control remoto corra, etc no desarrollan mucho la gran imaginación de los niños.
Acaso no es común escuchar “tiene toda la colección y juega con las cajas“ y así como las cajas se convierten en múltiples herramientas que crea el niño, lo es también las tapas de las ollas, pitas, vasos descartables, colores, papeles, frascos, etc con los que el pequeño va consiguiendo entramar historias sin final, en donde él es el personaje principal, y muchas veces si cuenta con juguetes no los usa convencionalmente, sino los convierte en otras cosas.
Creo que este es el centro de atracción de la niñez: tener gran capacidad de crear; y los padres ya bastante lejos de esa etapa; hemos dejado de imaginar las cosas y solo vemos aquello que nuestro ojos perciben, mientras que el niño puede ver en ese mismo objeto múltiples usos.
No puedo dejar de mencionar los juegos de mesa, no solo porque siempre existirán versiones mejoradas de aquellos clásicos, sino por que ayudan mucho a desarrollar las habilidades de los pequeños, así puedo citar juegos de memoria, encajes, dominó, adivina quién, pictonary, ludo, jenga, rompecabezas, etc que refuerza la discriminación visual, enseña a respetar turnos, a perder y ganar, desarrolla vocabulario y sobretodo une en un espacio lúdico a la familia.
No olvidemos que es necesario jugar con los niños en espacios abiertos, ahora los niños están moviéndose menos, a veces solo mueven los dedos para jugar video juegos, pero no se desplazan y ni siquiera conocen muchos de juegos que los padres han jugado en su niñez porque han sido reemplazados por cosas “mejores” que no lo ayudan tanto a desarrollarse de forma integral.
Hoy en día son más los niños que asisten con sus padres a terapias, que los que van con sus padres a jugar al parque. Es difícil, lo sé, se tiene que trabajar mucho pero recuerda que trabajas por tus hijos, no tiene mucho sentido si los desatiendes privándolos de tu presencia, además te aseguro que para ti no habrá mejor revitalizador que jugar gallinita ciega, encantados, saltar mundo, escondidas, saltar soga, correr, trepar, etc. Realmente te hará sentir niño y ambos lo disfrutarán mucho, anímate a jugar en familia con los tíos y primos, tu hijo nunca lo olvidará y así ejercitarás la participación en equipo que hoy en día se necesita tanto y los juegos actuales solo inducen a la individualización, limitando su desarrollo social.
Si tienes en mente comprar algún juguete comercial, debes fijarte en el uso y el aporte que éste tendrá para tu hijo, tal vez sea la coordinación, la concentración, el vocabulario, etc, así mientras él juega, el mismo juguete lo ejercita en un determinado objetivo obteniendo un beneficio adicional.
No olvides permitirle investigar sobre las posibilidades del mismo, y tener en cuenta que ellos transforman las cosas con gran facilidad, nunca se sabe con exactitud que está creando en niño, pero si en nombre del costo del juguete, tu hijo no puede manipularlo y permanecerá guardado como un adorno de aquellos que “no se tocan” como si fuese peligroso, entonces sin duda tu esfuerzo no tiene mucho sentido, y puedes obtener mayor alegría adquiriendo algo más sencillo o simplemente permitiéndole jugar como él desea con diversos elementos, para ello hay que cuidar la toxicidad, tamaño, peso, diseño, etc de aquello que le brindes para jugar.
Les regalo este artículo para animarlos a encontrar en los juguetes algo más que un entretenimiento, de manera que aportemos a sus habilidades, emociones y afecto.

AGRESIÓN EN EL COLEGIO

–>

Es muy común escuchar que si a mi hijo le pegan en el colegio, a mi no me importan las razones del otro niño solo tengo que validar las mías para hacer justicia, por ello en este artículo quiero dar una visión de ambos casos tanto del niño que fue agredido como del niño agresor para tener una idea más abierta de la situación que viven ambos niños.
EL AGRESOR
La agresión es aquella conducta que tiene la intención de dañar a alguien, puede entonces ser física, o emocional, en este último sentido el daño no solo se produce en los adultos sino que también abunda en los niños que suelen dañarse psicológicamente a través de conductas como el rechazo, apodos, etc y esto se da por que entre sus pares los niños pueden demostrar lo que ellos interiorizan del comportamiento adulto y lo pueden hacer valido sobre todo si no hay intervención que lo regule.
Es muy común ver que los niños que tiene un contexto familiar algo difícil inician conductas inadecuadas y hasta agresivas con los demás niños para demostrar que aquello que viven les afecta. Es por ello que no se debe considerar a un niño agresivo como un sujeto aislado de la agresión sino más bien inserto en ella, y probablemente esté buscando de la única manera que conoce, para dar aviso a su rechazo porque es víctima directa o indirectamente de agresividad.
Consideremos que responsables de esta situación somos todos los que la conocemos, parientes, amigos y profesores, y estamos involucrados con la solución por el bien del niño; si nuestro hijo comparte el aula con algún niño agresivo debe ser nuestro interés ayudarlo no solo por hacer sentir bien al nuestro, también porque debemos enseñar a comunicarse saludablemente. Los profesores deben ayudar al niño y a los padres sin que sea esto interpretado como intromisión, pues es su competencia educar y formar en valores y lograr una adecuada convivencia basada en el respeto a los demás y a las normas. Si el caso requiere ayuda de algún otro especialista, el profesor lo comunicará a los padres para derivar el caso y darle seguimiento para que de una manera interdisciplinaria puedan ayudar al niño que es el centro del interés de todos.
¿CÓMO PUEDO DARME CUENTA?
Lo primero que debemos considerar es el cambio de actitud, como consecuencia de algún tipo de agresión, dado que es algo difícil que un niño que permita la agresión tenga niveles adecuados de comunicación – que no es lo mismo que no tener la capacidad de comunicarse.
Las manifestaciones van desde, pesadillas, falta de apetito, llantos que parecen irrazonables, conducta ansiosa, desinterés por hacer las tareas, evitando ciertas compañías, comerse las uñas, etc. Estos comportamientos y otros más que serían parte de una extensa lista deben ser detectados por que NO FORMAN PARTE DE UNA CONDUCTA HABITUAL, por ejemplo volverse inapetente, o comer hasta sin apetito,  mojar la cama, rechazar la presencia de ciertas personas, no querer ir al colegio, miedos recientemente adquiridos, etc  
EL AGREDIDO
Sucede mucho en el colegio, y ahí se desarrollan dos opciones muy comunes; avergonzarse de la situación por lo que no se comunica y se vuelve victima oficial de todos los agresores o se cultiva la agresión como respuesta “razonable y justa” desde la propia lógica y lo que es peor aún, a veces con la orientación de los padres y/o profesores, esta situación solo contribuye a mantener la cultura de la violencia y enseña a quienes no son agresivos que esta es una conducta válida.
El trabajo en un niño que no comunica sus sentimientos cuando es agredido, radica en ubicar porqué es difícil comunicar sus sentimientos, qué lo hace disminuirse en valor para admitir que otra persona ejerza sobre él algún abuso, este tipo de inteligencia emocional que esta algo debilitada, se debe alimentar con un trato asertivo de la situación; y una comunicación que permita la fluidez de las ideas del niño; pero si papá o mamá no pueden detectar que siente el niño exactamente y solo se basan en que está mal que sea agredido y pretenden hacer justica, no avanzamos mucho en el problema de fondo por que el niño no comunica lo que siente y si no lo hace menos aun será capaz de determinar la solución al asunto, así continuamos frustrando sus capacidades.
Las medidas que se deben aplicar deben tener un tono orientador y preventivo de la agresión, teniendo claro los limites de las cosas y las consecuencias razonables ante determinadas conductas, esto le brindará seguridad y confianza que es lo que ambos casos necesitan, y contribuirá a un desarrollo adecuado de personalidad.
PREGUNTAS DE AYUDA
Esta preguntas pueden ayudarte a entablar una comunicación fluida con tu hijo, no adelantes las respuestas por más que parezcan obvias, déjalo expresarse, que termine  la idea no “lo ayudes” a terminar la frase ni supongas que ya sabes que sucedió o que siente.
Estas preguntas NO servirán como pauta de interrogatorio, pues el niño ante una actitud poco persuasiva cerrará su comunicación; solo es una guía, que permite abrir el dialogo y considerar tanto el niño y los padres que en esta situación no están solo, también están de por medio el otro niño, la profesora y la familia.
Por ejemplo: ¿Por qué crees que sucedió eso? ¿necesitas algo de mi? ¿crees que yo puedo ayudarte? ¿ porqué lo haces? ¿Qué hiciste tu? ¿Cómo te sientes? ¿te parece bien lo que está pasando? ¿cómo lo podemos mejorar? ¿Cómo crees que se siente tu amigo?
NO cometas el error de  acercarte al niño agresivo para advertirle que deje de molestar a tu hijo, por que aumentará su inseguridad, y perderás la oportunidad de crecer y fortalecer sus herramientas de defensa adecuadas ante las adversidades, además si te parece oportuna tu intervención debes dirigirte a los padres del otro niño, siempre las situaciones de niños se resuelven entre niños (en este caso guiadas por adultos no haciéndolo por ellos) y los padres resuelven los temas entre ellos.
Una alternativa muy válida antes de enojarte o sentir lástima por tu hijo(a) es contarle algo que te sucedió a ti, y dejando que ellos intervengan en tu historia para que anticipen que sucederá ante determinadas conductas, esto te hará saber sin interrogatorios directos qué piensan ellos, solo si sabemos qué piensan y sienten podemos plantear cómo ayudarlos. Por ejemplo: Cuando yo tenía tu edad tuve un compañero que ahora mismo no recuerdo el nombre pero me daba temor, no quería toparme con él, no sé… sentía que debía evitarlo, pero por más que me esfuerzo no puedo recordarlo, vamos dime un nombre para continuar contándote (y deja que lo nombre sin alarmarte, solo escucha) muy bien se llamará Carlos, él solía jalarme el cabello cuando la profesora no lo veía y hacia que los demás se rieran de mis intentos por volverme a peinar mientras controlaba mi dolor, sabes cómo me sentía? ( y deja que se exprese libremente) a ello le añades tu dolor canalizando la respuesta de tu pequeño, me sentía mal porque mis amigos no me ayudaban, no querían estar en problemas con él, mi profesora no se daba cuenta y yo quería que lo sepa pero no quería ser acusete intentaba de todo para que lo notará , qué harías tu? También pensé en contárselo a mis padres pero no podía no sé por qué te ha pasado que algo quieres decírselo a una persona y no puedes algo así como un secreto; cuéntame tu el tuyo porque yo ya te estoy contando el mío; y así pueden continuar manteniendo un espacio de confidencialidad tal vez antes de dormir, o cuando ambos se sientan cómodos sin mayor apuro.
Esta es una magnífica oportunidad de intervenir a través del diálogo y ten por seguro que te contará como le va día a día y serás tú el escogido para ayudarlo no para juzgarlo, otro elemento válido es el juego de roles, juega con él intercambiando papeles un día se tu su amiga, y ella la profesora luego pasa por diversos personajes, de su entorno , no tienes idea de cuánto revela el mundo que tu hijo(a) vive y sabrás como aportar por su bienestar. Una opción más es ofrecerle a través del dibujo la oportunidad de expresar sus sentimientos, los niños agresivos canalizan a través del dibujo su agresividad sin dañar a nadie y los puedes guiar con apreciaciones constructivas en base a lo que ellos nos quieran revelar, si tu niño es el agredido probablemente le sea difícil plasmarlo pero puedes notar mayor fuerza en sus trazos e iniciar el dialogo, para que sepas que te quiere interpretar.
Estoy segura que puedes ayudarlo (a) porque sabes que necesita de ti pero no solo para protegerlo sino para enseñarle que ante las dificultades puede contar contigo y cómo identificar y comunicar efectivamente sus problemas para darles solución.

LA TORPEZA

Para hablar de la torpeza debemos primero tener en cuenta que la destreza motora es la capacidad de contraer los músculos adecuados en el momento oportuno, esta coordinación se logra con el desarrollo, la maduración y el estimulo.
En cambio, en la torpeza motora es muy notable la dificultad para el control de los músculos; esta torpeza puede ser normal y pasajera por ejemplo, si un niño quiere realizar una acción que supera sus posibilidades por cuestiones de madurez y desarrollo (como los pequeños que desean hacer todo solos y suelen tener movimientos torpes) o puede ser permanente y real para los niños que teniendo las posibilidades motoras que le otorgan su edad cronológica, no logran el dominio del movimiento.
LAS CAUSAS PUEDEN SER
 
• Lesiones mínimas y no detectadas en los centros nerviosos.
• Dificultad para utilizar la información que le ayuda a anticipar el movimiento.
• Deficiencias sensoriales, motrices o sensorio-motrices 
• El aspecto emocional también puede calar en este sentido, generando temor al efectuar   movimientos; no saber cómo actuar fomenta ansiedad, porque sabe que se espera una respuesta de él que no puede asumir.
¿Cuándo se inicia el movimiento?
La respuesta motora que podemos percibir se inicia antes ,en un proceso interno de recepción de información, les doy un ejemplo: María es una niña de 5 años que quiere tomar un vaso de agua y no se percata de cuán lleno está el vaso, así que lo levanta con fuerza y termina bañada con el  agua, su madre le indica “Yo te sirvo si me lo pides, sabes que siempre derramas”.
La madre observa el movimiento a partir de que la niña toma el vaso, pero internamente ella inició el movimiento mucho antes, desde que procesa la información que percibe de sus sentidos, (en este caso tamaño del vaso, peso, distancia hacia la mano y luego hacia la boca) y luego la programación de la respuesta motriz adecuada (la rapidez del movimiento, su dirección y fuerza) una vez realizadas estos procesos previos se realiza la respuesta motriz o movimiento, que en este caso, es lo que pudo percibir la madre de María. 

–>De modo que, si existen deficiencias sensoriales, lo más probable es que la información que el niño deba procesar sea incorrecta y dé como resultado un movimiento torpe, pero no por factores exclusivamente motrices, salvo que hablemos de buen procesamiento y las dificultades estén en la respuesta motriz ,o ambos casos que serían las dificultades sensorio- motrices.

A esto le añadimos la respuesta de la madre que mantiene la situación:
al decir :“yo te sirvo” no le permite ejercitarse o entrenar su movimiento para lograr el dominio y perfección del mismo, a pesar de que a los 5 años este ejercicio simple no sería mayor problema.
El mensaje de insuficiencia que interioriza María y que traspasará a otras actividades, con la seguridad de que ella “no puede” porque “es torpe”,  cala tanto en la  dimensión emocional de los niños, que se excluyen automáticamente de los juegos colectivos, o seden sus turnos o prefieren solo observar antes que participar.
En nuestro medio las actividades más populares son el fútbol y el vóley ,esto resulta un reto para los niños que no tienen  interés por estas disciplinas, (sea por motivación o  falta de destreza) y ven tristemente reducidas sus posibilidades de juego, sintiendo que no pertenecen al equipo; estás circunstancias son más fáciles de manejar cuanto más grande sea el niño por que puede comprender , tolerar y optar por algún otro juego.
Los padres sin darse cuenta acentúan en el niño sentimientos negativos, porque creen que su hijo es tímido o que no le gusta jugar en equipos, y lo orillan a integrarse haciendo que el niño rechace más esta situación que lo pone en tensión, porque él  sabe que es torpe y que tanto los amigos del equipo como sus padres lo rechazaran por su participación.
Es importante por ello, darle al niño toda posibilidad de movimiento reiterativo tanto de la motricidad fina como de la gruesa,es decir, movimientos grandes con brazos y piernas, y movimientos que permitan la coordinación y destreza con los dedos de las manos;  para lograr un adecuado desarrollo que se verá reflejado a lo largo de su vida, en sus movimientos, escritura, orientación espacial, coordinación, etc.
Recordemos que los niños pueden ser muy hábiles para ciertas cosas y no tanto para otras, descartemos la posibilidad de alguna insuficiencia sensorial y brindemos la oportunidad de ejercitarse constantemente en actividades que son difíciles para que adquieran el dominio y luego continuar con un siguiente nivel, sin exigir más de los que su maduración pueda ofrecer. 
Ahora inténtalo, primero obsérvalo y descarta si tienes sospecha de algún problema sensorial; es muy común escuchar a madres que dicen “él se cae a cada rato “ y desconocen el estado de las caderas, pies, etc o, “no coordina” y tal vez se trata de un problema visual, y lo más recurrente: “mi hijo es hiperactivo, por eso no me hace caso, no puede estar quieto,” y la causa es que el niño no escucha, por eso grita, y no atiende indicaciones. 

Es muy significativo que al observarlo estés iniciando una comunicación positiva con él, que le dice “me importas” ,“te quiero” y no sentirá que lo observas para ver qué hace mal en esta ocasión, este solo hecho de pasar momentos especiales genera la estabilidad y seguridad que es la base de cualquier aprendizaje, verás que fácil adquiere el control de sus movimientos con los ejercicios reiterativos a través de juegos y con la confianza que tu le brindas.

Estoy segura que para comprender este artículo no solo has entendido lo que le pasa a la pequeña María y su madre, también has recordado que las cosas que hoy no dominas, cuando eras más pequeño, te costaban mucho trabajo, y pueda que lo dejaras de lado por que admitías, solo o inducido, que no eras muy hábil para ello, y también recordarás aquellas victorias en este aspecto, que han sido tan significativas por que tal vez alguien que te quiere te ayudo a superarte, a confiar  en ti, y son parte de tu confianza en ti mismo y de los mejores recuerdo que tienes hoy.

LOS HÁBITOS

Inculcar hábitos a los pequeños no es tan difícil como algunos padres se imaginan, siempre es necesario tener en claro cuál es el objetivo que se quiere lograr y ver la forma de hacerlo más viable.
Los hábitos en los niños son muy importantes, porque ordenarán su vida, siempre escuchamos hablar de malos hábitos como falta de patrones adecuados de conducta o falta de disciplina, que genera que los niños al no tener las pautas claras, hagan las cosas como y cuando quieran y de esto hacen una forma válida de ser y actuar.
Antes de preocuparnos por como corregir debemos preocuparnos por como inculcarles hábitos, y para ello debemos tener en claro lo siguiente:
Tu eres la principal influencia para el niño, el niño aprende por el modelo que ve en las personas de su entorno. Debemos ser coherentes en todo, para lograr la autoridad que se necesita, pedirle que realice cosas que nosotros enseñamos con el ejemplo cuidando siempre que esté en la capacidad de hacerlo.
Así por ejemplo:
no podemos pedirle que:                           si los padres:  
                       
Termine de comer ……………………. dejan parte del almuerzo
• Adquieran hábitos de lectura………. en casa no leen ni el diario
• Duerma temprano………………….realizan actividades diurnas a la hora que ellos descansan
• No vean televisión…………………quieren ver una maratón de películas
• Ordenen sus juguetes…….……..no destinan un lugar para ello
• Salude o se despida……………..no lo hacen con él ni las demás personas de la casa
LAS PALABRAS MÁGICAS
Es muy conocido por todos el valor de las palabras mágicas y se les llama así porque cuando se usan, provocan mágicamente efectos en las otras personas. Desde pequeños se les inculca a decir por favor, gracias, discúlpame, buenos días, hasta luego, buenas noches; porque esta actitud te abre puertas, te hace ganar la consideración de amigos, te enseña a ser más sociable y asertivo y son herramientas para todas la vida.
Hoy más que nunca se considera los diferentes tipos de inteligencias como eje principal en las gestiones adultas, en donde claramente se ve como sobresale la persona que ha desarrollado más y mejor su inteligencia interpersonal, que le permite ser más sociable, y comprender a los demás, en otras palabras ser líderes empáticos.
Cada palabra que dirijas a tu hijo sea la edad que tenga, primero debes preocuparte por analizar si tienes la autoridad para decir y pedir cosas de esta manera al  plantear normas de disciplina en casa tu debes ser el primero en cumplirlas y hacer que todos sin excepción las cumplan; estás también tendrán un efectos mágico para él y tu habrás logrado el objetivo que pretendías.
Utilizar palabras hostiles para corregir las conductas erradas, que es distinto a tener malos hábitos, no conduce a una actitud adecuada de aprendizaje y muchas veces cierra los canales del entendimiento, generando impotencia en el hijo y en el padre y alimentando más la rebeldía o incomprensión de lo que realmente se quiere enseñar.

Palabras firmes- que no es lo mismo que agravios verbales o adjetivos hacia él mismo- es lo que puede ayudarte a lograr un entendimiento de lo que no está haciendo adecuadamente, seguido por el reforzamiento de lo importante que es tu hijo para ti, lo mucho que lo quieres y lo necesario que es hacer las cosas bien para convivir mejor.

No olvides que tu eres su modelo, y si te desanimas o pierdes los papeles él lo hará también , y no por desafiarte sino porque ya no ve en ti la coherencia de la autoridad y aprende que es válido no continuar, motívalo a seguir mejorando iniciando el circulo que alimente actitudes positivas.

 
QUE HÁBITOS DEBEMOS CONSIDERAR
Esto partirá de las necesidades particulares pero podemos mencionar hábitos para:
 

• Estudio, y realización de tareas ( en un mismo lugar y horario)

• Autonomía e independencia, (guardar juguetes, vestirse, asearse)
• Tratar a los demás ( palabras mágicas)
• Organización en casa ( hora y lugar para dormir, comer, jugar, etc)

• Concluir lo iniciado ( aunque demore, permitir que lo haga solo)

 
Es muy importante que sepan que cada acción que se realice tiene consecuencias porque esto los prepara para la vida en donde esta ley se aplica sin hacer distinción, si quieres motivarlo con estímulos piensa bien qué es lo que vas a ofrecerle, pues lo tendrás que brindar cada vez que logre el objetivo y a veces suele perder el sentido especifico que perseguías, tu querías que el adquiera cierto hábito y el objetivo de él es conseguir el estimulo ofrecido.
 

Constancia es una clave para este aprendizaje que muchas veces será de ensayo y error pero si lo acompañas en este proceso lo conducirás adecuadamente y tu hijo tendrá varias lecciones paralelas, una de ellas es que de tu mano, todo es posible aprender y siempre estará seguro.

Espero haberte dado UNA MANITO en el tema

 

¿HASTA CUÁNDO CON PAÑAL?

–>


Esta pregunta es muy frecuente en los padres, y es de mucho interés para todos porque algunos desean encontrar la manera mágica de dejar el  uso del pañal en el menor plazo posible y otros lo ven como el mejor aliado que tuvieron y que ahora se convierte en un problema porque no pueden quitárselo con facilidad.
Aclaremos que el uso del pañal es una necesidad de los niños pequeños, porque no pueden comunicarse fácilmente ni entender su cuerpo y lo que le esta sucediendo, de manera que si queremos saber cuándo sería bueno dejar el pañal una de las pautas puedes ser, cuando el niño pueda comunicarse, que será a partir del año y medio más o menos.
 

Recordemos que no todos los niños son iguales, dejemos atrás esas exigencias al saber que la vecina que es más pequeña ya “pide” y nuestro hijo aún no, los ritmos de maduración son distintos y este es uno de los factores que juega un papel importante para lograr el control de esfínteres. El hecho de que un niño demore en controlar, aún teniendo el apoyo necesario, no lo hace inferior en nada a los demás niños, esta es una etapa de paciencia y de aprendizaje tanto para los niños como para los padres.

 

Esta es una tarea que requiere mucha constancia y buena disposición, no se logrará mucho y en cambio, se dilatará el proceso si se le exige al niño más de lo que naturalmente puede ofrecer, pues un niño pequeño no tiene mala voluntad para aprender, al contrario esta ávido para ello, sin embargo le cuesta aprender ciertas cosas cruciales, como caminar, comer solo, saltar, etc si es que no está maduro para realizarlo. La constancia y paciencia será de los padres, ¡ánimo!

 
 
Me dicen que le quite el pañal en  verano
 
Es muy recomendada la estación de verano para enseñarles a los pequeños a dejar el pañal por que usan prendas muy frescas y diminutas, que permiten que tanto tu como él se den cuenta cuando “se hizo” y también facilita el lavado y secado de las prendas las veces que sean necesario cambiarlas.
 
Sin embargo puedes aprovechar esta situación para darte cuanta y enseñarle qué es lo que está sucediendo, él no es consciente de ello y debe aprender que pasa. Normalmente cuando un niño se “hace” mira hacia abajo con mucho asombro, al sentir la sensación  del líquido tibio que sale de su cuerpo, eso que para ti es normal para él es un evento que ha descubierto, y que dependerá de tus reacciones si él lo asume con tranquilidad o ansiedad, repulsión o naturalidad.
 
 
Recomendaciones:
 
 
* Si vas a iniciar esta etapa, debes comprometerte con ello, esto implica no bajar la guardia y continuar hasta lograrlo, ojo que debes exigirte paciencia tu  y no que el niño lo logre en tiempo record.
* Cuando el niño ya reconoce que está “haciendo”, te avisará aunque siga usando pañal, para ello es necesario que le muestres lo que sucede y aprenda a anunciarlo, puedes tenerlo una mañana contigo sin pañal y cuando suceda hablarle de ello, muchas mamis dicen “ves esa es la pichi” para que luego él anuncie lo mismo cuando vuelva a suceder.
 
* Primero tu hijo debe saber de qué se trata, luego lo reconocerá cuando lo  vuelva a ver muchas veces ya en el suelo, porque si le mostramos que hizo en su pañal, no lo asociará con la enseñanza anterior en donde recordará el piso y las piernas mojadas.
 
* Luego identificará la sensación previa que le produce cuando tiene “ganas” y será una aproximación a lograrlo cuando ya pueda comunicar sus deseos. Por lo general los niños inician el control diurno porque están más dispuestos a aprender  y luego el nocturno que demanda mayor voluntad.
 
Debemos considerar…
 
Que son niños pequeños y que lo que para un adulto es imposible que suceda, para ellos es muy común por ejemplo, entretenerse jugando, o pedir una vez y hacerse dos veces, olvidase de pedir, etc. Y saben por qué? Por que recién están aprendiendo y es tan importante esto que no se puede lograr a veces con facilidad; por lo general las madres que logran una semana sin pañales sentencian “victoria” por la evidencias y cuando cierto día el niño falla, reclaman que él ya no hacía esas cosas, que ya esta grande, y los amenazan en volver a los pañales muchas veces avergonzándolos por el retroceso.
 
Esto sucede porque en realidad el niño aún no había logrado el control, probablemente esa semana fue buena y si continuaban así por más tiempo hubieran afianzado la confianza que necesita para este gran paso; caso contrario, él sabe que contentó a su mamá y que ella asume el logro, ambas cosas pueden ocasionar a la vez cierta  presión o temor por no fallar y esta situación es la que empieza a generar dificultades en él logrando retrocesos en este y otros aspectos de su desarrollo.
Verás que poco a poco tu niño va a rechazar el pañal porque le incomoda (si tiene la oportunidad de contrastar la libertad de estar sin él), y debes estar atento(a) para determinar si tiene ganas de “hacer”, por ejemplo se ponen nerviosos, se tocan sus genitales, o se ponen a “bailar” o “saltar”.
Controlar esfínteres implica también tener control de varias cosas previas y sensaciones que debe reconocer para que pueda informar que necesita ir al baño. Vístelo con ropa sencilla para que refuerces su autonomía y no ocurran “accidentes” que lo pongan triste mientras se esfuerza en aprender. Recuerda que el control diurno se logra primero que el nocturno así que por las noches toma las precauciones. comprender indicaciones, .
 
Existe una gran variedad de productos para este tema, algunas basenicas son coloridas, musicales, multiusos,etc introduce el uso de la basenica como parte de un juego explicándole para que sirve, luego invítalo a usarla, si no hay resultados favorables intenta mas tarde, y si lo logra.. felicítalo! eso le dará seguridad en el tema. También puedes recurrir a pañales de especiales que sirven como ropita interior de entrenamiento para adquirir el hábito de ir al baño.
 
Si ya  reconoces su capacidad para controlar esfínteres entonces alégrate y haz que él lo sepa, confiando siempre en él y dándole la prioridad: si tiene que salir, ir al baño antes de salir o al entrar a cualquier lugar, si hay una reunión en casa, él te pedirá cuando necesite de ti porque reconoce que es tu prioridad, si va a la guardería informa a sus cuidadoras para que procedan de  la misma manera y apoyen tu esfuerzo.

Y por último recordar que nada es mágico y que como todo proceso toma su tiempo y es distinto en cada hijo. Si alguna vez tiene un accidente o “se le escapa” no hagas drama, aliéntalo para que esté atento en una siguiente ocasión pero tu como padre o madre no retrocedas en la decisión; pues si bien es importante tener en claro que el niño tiene que estar preparado para este paso, no va a depender solo de él, sino del adulto que esta pendiente de su desarrollo y lo fomenta. En este compromiso quedan de lado la pereza y la pena de que tu “pequeño” crezca, factores que son comunes cuando los padres descuidan este aprendizaje en nombre de “esta chiquito” o “es más fácil” y continúan con el pañal; el desarrollo debe ser armónico y no podemos ocasionar confusiones con mensajes opuestos por ejemplo  pueda pedir lo que más le gusta por que ya esta grande y lo reconoce y a la vez no puede pedir ir al baño porque aún es pequeño.