“EL ALUMNO NUEVO”

Así suelen llamar los niños al compañero que ingresa por primera vez al aula, llegó el “nuevo” y basta el apelativo para dificultar el proceso por el que atraviesa este alumno.
Las causas pueden ser variadas, mudanza de domicilio, optar por un colegio más grande, dificultades económicas de los padres, cambio de local o cambio de nivel de estudios, en estos dos últimos aunque mantienen los mismos compañeros, también se vivencian cambios y habrán rostros y normas nuevas incluso  pasar de ser el más grande al ser el más pequeño  es un cambio importante,en fin, son muchas los motivos que pueden dar pie a esta decisión y no siempre los hijos reciben bien esta noticia.
Tengamos en cuenta que los cambios son difíciles de asimilar en ciertas edades, así los niños más pequeños (kínder) verán la mayor dificultad en la ausencia de los padres y cuesta mucho ese desapego, por lo que las maestras están atentas a este periodo de adaptación que los padres deben comprender. Los niños más grandes ya tiene ciertas ideas de su vivencia en el colegio y los cambios siempre parten de la comparación: “mi colegio era mejor, más grande, mis amigos son más buenos, los profesores no me conocen, no entiendo las normas del centro etc, todas estas frases nos dan idea de lo renuentes que son a los cambios cuando éstos se dan sin explicárselos.

Por los motivos antes mencionados o cualquier otro que sea, entendamos como adultos que ellos no comprenden esas causas y además suelen estar acompañadas de mucha carga emocional que dejamos de lado para actuar de manera práctica y esperamos de ellos lo mismo, sin darnos cuenta que aún no cuentan con las herramientas para sobrellevar todo a la vez.

Seguir adelante. Esta exigencia sobre nosotros mismos, se da porque asumimos la realidad con responsabilidad, sin embargo los hijos están aprendiendo  ambas cosas, no podemos exigirles ello pero si podemos enseñarles a continuar “a pesar de” porque en el futuro habrán muchas más lecciones en este sentido. Es probable que te pidan continuar el vínculo con el anterior colegio y/o amigos, y eso está bien mientras que al mismo tiempo se den pasos hacia adelante y no se viva en el pasado.
Lo desconocido causa temor a cualquiera, por ello es recomendable ubicar qué es precisamente lo que esta originándolo, así también evitamos la angustia de los padres, que se incrementa al ver los cambios de actitud en ellos y muchas veces esta angustia se transforma  en cólera o culpa. Tampoco se trata de evitar que sienta esos temores o negarlos porque así tampoco ayudamos a fortalecerlos ante situaciones difíciles, que como bien sabemos, son parte de la vida y es nuestro deber prepararlos para ello.

¿Qué podemos hacer?

Ayudarlo a resolver.Preguntarle qué es lo más difícil, porqué y cómo lo piensa resolver, nos dará cuenta de lo que tu hijo está viviendo, a veces no tendrá claro sus temores, ayúdalo a ubicarlos y expresarlos; en otras ocasiones te dará distintos sustentos, ayúdalo a aclarar sin  minimizar su miedo  y en la resolución podrás escuchar desde las ideas más fantasiosas hasta las violentas y ese es el momento de canalizar aquello que pasa por su mente para orientar las acciones y las consecuencias de las mismas; con esta práctica, ante tu ausencia, él tendrá el mismo ejercicio de análisis antes de actuar decidiendo con menos impulsos y asumiendo los resultados de su elección.
Ten paciencia.- Estos procesos no son inmediatos, pero tu propósito de ayudarlos a fortalecer tendrá frutos permanentes en tu hijo. Habrán días en lo que no querrá comentar,  basta con observarlo, a veces sus actitudes nos dicen muchas más, por ejemplo dificultades al dormir, pérdida de apetito, estado irascible o desgano,  No es fácil para ti con cientos de cosas por hacer, pero no olvides que tampoco es fácil para él y tú eres su seguridad ante los cambios, si no cuenta contigo, entonces ¿con quién? ¿qué alternativa le das si siempre te encuentra indispuesto?.
Presencia.-Si la oscuridad necesita luz para ser eliminada, el temor necesita compañía. La clave es comprensión en la justa medida – sin exagerar o minimizar- pues estas actitudes lo harán sentirse desvalido y eso no se espera de los padres, todo lo contrario, brinda confianza porque si mientes o callas algo, por evitar dañarlo, él no volverá a confiar en ti y le será más difícil confiar en los otros justo ahora que necesita abrirse a los demás y sentirse aceptado y respetado.

DESDE SU PUNTO DE VISTA.-Los niños suelen tener ciertos temores ante los cambios abruptos o muchos cambios pequeños, que serán sencillos de manejar pero que demandan ciertas habilidades de su parte y mucho  apoyo de la familia. Veamos que puede estar pasando dentro de la cabeza del “alumno nuevo” respecto a:
·        Los amigos.- ¿Cómo será el grupo?,ninguno me habla, parece que no tengo nombre solo soy “el niño nuevo”, me miran de forma incomoda, ellos ya se conocen, hay grupos formados si entro al que no es correcto, ellos no tienen nada que ver conmigo, extraño a mis amigos, ¿qué estarán haciendo ahora mismo?
·    La Familia.- No puedo fallar, van a llamar a mis padres si no hago bien las cosas, mis notas tienen que ser buenas y no me siento bien aquí, ¿por qué me castigaron? ¿por qué me obligan a pasar por esto?.
·     El Colegio.- Es distinto de tamaño, no conozco a los profesores, no entiendo el sistema, no me gusta presentarme en cada hora de clase, el método de los profesores es muy distinto y no me gusta, no voy a participar en clase, no se parece en nada a “mi colegio”.

NO OLVIDAR
Todo cambio es un proceso que necesita adaptación, no es rápido pero sobretodo no es fácil para todos y algunos necesitan más tiempo y esfuerzo en ello. Hay que ser pacientes porque se trata de cambios que implican muchas emociones diversas, casi siempre la tristeza de lo que se dejaste no te permite ver lo que estás adquiriendo ¡vamos! hay que poner de nuestra parte y confiar que los padres siempre quieren lo mejor para los hijos, aunque a veces no nos gusta.

Cada crisis puede ser una experiencia de crecimiento si todos los apoyamos, aquí algunas recomendaciones:

  • Compañeros.Preguntar diariamente cómo les fue en el colegio, así recoges y canalizas sus experiencias y opiniones transmitiéndole confianza. Puedes realizar una actividad en casa para conocer a sus compañeros.
  •  Familias.- Los padres de los amigos de tus hijos, también se convertirán en tus amigos, tienen mucho por compartir y serán un apoyo valioso en distintas circunstancias, participa de las actividades que permitan integrarte al grupo.
  • Colegio.- Existe una alianza tácita para que los objetivos se logren, es importante generar un vínculo con los docentes a cargo y participar activamente en las reuniones y actividades que se programen, recuerda que el colegio realiza una parte de la labor, pero la responsabilidad de la formación de tu hijo es tuya.

    Finalmente, al ser un alumno nuevo,tienes la oportunidad de cambiar muchos aspectos en tu  vida, como tus hábitos y costumbres que pueden mejorar y adaptarlos al nuevo entorno. Como padres también podemos ser nuevos y mejores en al apoyo y constancia a nuestros hijos; solo tomando la oportunidad de vivir esta etapa juntosvamos a lograr un vínculo de confianza solido que nos ayudará en las etapas futuras .

VERANO Y LOS NIÑOS ¿QUÉ HACER?


Llegó el verano!! esta es una estación muy especial que impregna de recuerdos gratos a los niños por que observan su entorno más alegre y colorido, además de vivir un tiempo distinto en donde principalmente los horarios se transforman y ahora se ocupan por más tiempo en cosas más divertidas pues llegaron sus esperadas vacaciones.

Aunque los adultos veamos que los niños pueden estar concentrados mucho tiempo en un juego, y esto a veces les ocasione dormir menos, ellos tienen una increíble motivación que los hace despertar a la misma hora o a veces  incluso más temprano que de costumbre, para continuar con el derroche de energía que parece ser inagotable, y aprovechar al máximo el día entre juegos y aventuras.

Este punto es el que muchos padres evalúan y se hacen muchas preguntas en torno al tiempo y la utilidad que los niños le dan, sobretodo en contraste con la disciplina que logran obtener el colegio, aun los más pequeños; y también en base al desarrollo que puede significar que el niño aprenda algo particular durante el verano.

Y en este sentido las ofertas son múltiples, pues en el mercado existen cursos y talleres que desarrollan el aspecto académico,  práctica de deportes,  habilidades integración, arte y creatividad, etc.
Así, la decisión de los padres no es muy sencilla por que todo es beneficioso para los pequeños, pero elegir entre llevar clases de inglés, natación,  teatro, cocina o cómputo durante el verano es una tarea que requiere de un tiempo para orientar bien nuestros esfuerzos.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO?

Los padres tenemos una intencionalidad para matricular a nuestros hijos en determinados cursos de verano, la pregunta inicial es qué quiero para mi hijo?, disciplina?, nivelación?, más de lo que le gusta y domina? algo nuevo para él?, ejercitarse?, habilidades artísticas o qué simplemente haga algo en las vacaciones. Así podemos dividir las opciones para poder determinar los cursos de vacaciones:

  •          REFUERZO: Puede ser algún curso que sabemos que le resulta difícil al niño y que requiere de nivelación o reforzamiento para afrontar con mayor confianza el siguiente año escolar.
  •          APRENDIZAJE: Tal vez los padres desean que los niños aprendan algo nuevo, sea por que el niño tiene algún interés en ello o porque desean despertar en sus hijos el interés por desarrollar alguna habilidad que se considera potencial, así los cursos de arte son muy solicitados durante el verano, y los pequeños pueden descubrir si existe alguna inclinación dentro de la amplia gama de expresiones artísticas.
  •          DESARROLLO: Si la intención es mejorar algún área particular de los pequeños que se considera faltante por que no es un objetivo especifico de las clases que reciben en el colegio y es necesario desarrollarlos para mejorar distintos aspectos como el actitudinal, el lenguaje, la coordinación, concentración, etc. Talleres de habilidades sociales, y diversas actividades que afianzan estas áreas revestidas del aspecto lúdico serán las alternativas más recomendables.

Otros aspectos a considerar, son evidentemente los costos, las distancias, sobre todo si se trata de niños pequeños, en este sentido se debe considerar ubicar las clases a una distancia prudente para que a los pequeños no les signifique un sacrificio asistir con regularidad. Además es importante tener referencias positivas de las personas que estarán al frente de las clases para asegurarnos que el objetivo que estamos buscando inicialmente se pueda conseguir.
Para los más pequeños iniciar cursos en el futuro nido permite que se adapten más fácilmente a el ambiente, la profesora, a desapegarse de los padres poco a poco, a socializar con otros niños, etc de manera que es conveniente iniciar durante el verano las visitas al nido que por lo general organizan talleres según los requerimientos de los pequeños.


VACACIONES …¿Y MÁS CLASES?


Para todos la palabra vacaciones nos refiere un tiempo de libertad respecto a nuestro quehacer frecuente o rutinario, entonces los pequeños no son la excepción en este sentido, ellos también ansían las vacaciones tanto como los padres para realizar el viaje esperado, cambiar el actitud por una más relajada, y para descansar que no es lo mismo que no hacer nada, sino dejar de  hacer con la misma intensidad y frecuencia lo que se hacía para cambiar de actividad.

Imaginen ustedes padres de familia, esperar un año para obtener vacaciones y realizar el viaje esperado con toda la familia, descansar unos días, vestir con ropa menos formal, y disfrutar de más tiempo juntos, y de repente una orden superior determina que durante sus “vacaciones” deben reportar 3 veces a la semana a sus centro de trabajo, en un determinado horario y vestidos para la ocasión, trabajos que han elaborado durante el tiempo, que ahora suponen los jefes, tienen libre. Les parece igual de divertidas la vacaciones como para esperarlas con ansias? Acaso no pensarían que ese tiempo les pertenece por el desempeño que han logrado durante el resto del año y es justo organizar el tiempo de acuerdo a sus conveniencias e intereses?

De igual manera los niños pueden verse invadidos por este tipo de sentimientos al notar que sus padres organizan un horario de verano entre un taller y otro para que ocupen su tiempo libre, los pequeños no se explican por qué luego de las clases de natación continúan las clases de inglés 3 veces por semana alternados con las clases de marinera y básquet, obteniendo los fines de semana para que estudie los cursos que llevará el próximo año.

Es necesario considerar que durante el tiempo libre también se podría reforzar por ejemplo la capacidad de organización, responsabilidad y socialización que tiene sus hijos, por ejemplo al salir al parque y conocer a otros niños que no son parte de su rutina, aprender a entablar nuevas amistades,  sobrellevar todo lo que ello implica, y crear el mundo tan mágico que es exclusivo de la niñez. Esto lo remarco porque a veces los padres olvidamos que el mundo de los niños tiene su propio ritmo y reglas y que estás, serán las bases de las habilidades y deficiencias que en la etapa adulta conservaremos. En base a esto último es que los padres someten a sus hijos a múltiples cursos de verano como si se tratará de aglutinar conocimientos en un breve plazo, sin dar espacio a otras necesidades que son propias de la niñez y son los cimientos de la personalidad.


No intentemos entonces sobrecargar a los niños para que vivan “un mundo adulto” lleno de responsabilidades y falta de tiempo, cuando podrían disfrutar de su niñez desarrollando alguna habilidad y jugando mucho. Recuerden que hoy en día las competencias sociales son las más requeridas en las empresas y no se están desarrollando al caer en el individualismo de los juegos de moda o en la creencia de llenar exclusivamente de conocimientos; lo que se busca es el desarrollo armónico e integral de la persona.

El tiempo junto a sus  hijos será sin duda la mejor inversión, y además será el punto de partida para conocer los intereses y potencialidades de sus niños para poder elegir alguna actividad para las vacaciones.



Espero haberles dado una manito, felices vacaciones!!

“LOS PREPARATIVOS NAVIDEÑOS”

 

Ya se acerca la Navidad, y con ello llega a nosotros la sensación de vivir días más cortos, pues nos llenamos de compromisos en todo nuestro entorno.
Las  campañas navideñas cada año se adelantan más, y nos proponen conseguir la felicidad regalando muchas cosas; entre una empresa y otra pugnan por la mejor oferta, haciéndonos sentir que se acerca el tiempo de compartir, pero ¿ Qué compartimos?
Nuestros sentidos se activan y nos indican que la Navidad se aproxima, todo luce muy alegre y brillante,  en la calle, las tiendas, y en casa nos esmeramos por decorar y vivir la alegría de esta fiesta.
Ese ambiente que estás creando para ofrecer a tu familia, la sensación de alegría y festividad debe partir del interior de nosotros mismos; y para ello es necesario prepararnos también sacando el polvo de nuestras paredes interiores y decorando nuestro exterior con una inmensa sonrisa que demuestre el espíritu de celebración que quieres compartir.
No basta llegar al 24 de Diciembre y esperar la noche buena, para vivir la Navidad, acaso no se trata de la celebración de la llegada del niño Jesús a la tierra?
Cuando sabes que llegará un niño a tu casa no esperas que su nacimiento te ponga en apuros, lo vas preparando todo porque es importante y además  las personas más cercanas se involucran con este acontecimiento por que comparten esta alegría contigo.
De igual manera cuando llega Jesús cada Navidad,  nos preparamos externamente con una serie de signos alusivos y extiendes esa alegría a los demás. En nuestro interior ocurre algo similar, preparamos nuestro corazón para recibirlo como se merece y lo hacemos viviendo el Adviento en familia.

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL ADVIENTO?
El Adviento es un tiempo especial de preparación (4 semanas antes) de la Navidad. Durante cada domingo se reúnen las familias para compartir alrededor de la corona de Adviento, un momento  muy significativo y valioso.
¿QUÉ NECESITO?
Una corona de Adviento, 4 velas moradas,  4 velas rojas, 1 vela blanca, una biblia, encendedor o fósforos y llevar la mayor alegría que puedas para compartir con tu familia.
¿CÓMO LO HAGO?
  • Todos los domingos a la misma hora que escojas hacer la celebración de Adviento, deben estar todos presentes alrededor de la corona.( con quienes deseas compartir este tiempo de adviento) Ubica la corona en un lugar central de la casa.
  • Puedes delegar a los participantes ciertas tareas, por ejemplo apagar la luz, leer, encender la velas, el más pequeño puede soplarlas, etc, así todos participarán de manera más activa
  • Cada vela tiene un significado en torno al cual compartirán experiencias y opiniones, es momento de abrir los corazones y hacer promesas. Estas promesas nos llevan a mejorar nuestra actitud durante el tiempo de espera de Jesús y nos permite vivir realmente un cambio que celebraremos el día de Navidad.
Este año el  primer domingo de adviento será el 29 de noviembre  y encenderemos únicamente la vela de la ESPERANZA. 
Semanalmente publicaremos la celebración que corresponda a cada domingo y llegaremos juntos a la Navidad.
Haz click para leer  en el número de semana que te encuentras, ahí  te detallamos como hacer paso a paso la celebración en casa, puedes imprimirla para guiarte con los significados y las lecturas, todo es  muy sencillo pues está adaptado para que lo puedas compartir con los pequeños en casa.  Anímate!!
Vamos preparándonos y uniéndonos en familia, hagamos que este tiempo sea muy especial y significativo para todos, compartiendo lo mejor de nosotros mismos con las personas que amamos.
CLICK E LA SEMANA QUE DESEAS LEER:
“SEMANA 1”
(29 noviembre)
“SEMANA 2”
(6 diciembre)
“SEMANA 4”  
(20 diciembre)     


                              (13 diciembre)

LA INCLUSIÓN EDUCATIVA

¿Te ha sucedido que no recuerdas el nombre o apellido de un compañero de clases, pero si lo recuerdas por el apodo que tenía? ¿O tal vez lo traes a tu mente cuando te dan detalles que tienen que ver con sus características físicas?. Esto suele darse a menudo, pero no nos percatamos que esta situación  es  alimentada por nosotros  y genera en la persona, blanco de nuestras burlas, huellas difíciles de superar, que por lo general se arrastran a lo largo de su vida y tienen consecuencias en su desenvolvimiento social.
En el caso de niños con necesidades  especiales, es más notorio aún y quisiera que reflexionemos al respecto.
Los padres envuelven de amor a estos hijos, y dependiendo del caso, harán lo posible por conducirlos en un ambiente adecuado y estimulante para ellos; sin embargo estamos dentro de un mundo de gente “promedio” donde el que no calza en él simplemente está fuera y por ello es blanco de burlas, y de nulas consideraciones como si se tratará de una “infra persona”.
La consideración  a las personas con necesidades especiales, tiene que ver mucho con el nivel de educación y la poca capacidad de la gente “normal”; suena irónico pero, ¿a quién entonces le falta capacidad o educación? 
CAPACIDADES Y NECESIDADES
Existen múltiples situaciones en la vida que permiten conocer a personas con necesidades especiales, vecinos, parientes, amigos, compañeros de aula, trabajadores, y en ellos – por lo general – vemos las necesidades y no siempre apreciamos sus capacidades.
A veces podemos darnos cuenta de sus necesidades porque es evidente un aparato ortopédico, una característica física peculiar, pero en otras ocasiones no se evidencia nada externamente, pues cuentan con una inmadurez cerebral. Existen varias dificultades entre las físicas, mentales y de conducta que demoraríamos mucho en listar, sin embargo quisiera hacer una generalización de las capacidades que a veces no distinguimos:
No se inhiben.-  A los padres de niños especiales les gustaría que sus hijos puedan superar esta conducta para que tengan mayor control de sus acciones, (entrando en el patrón promedio). Es una característica que mucha gente quisiera tener porque no se atreven a intentar muchas cosas, teniendo la posibilidad de hacerlas.
Reconocer a los demás.- Si te pones en el lugar de ellos, te darías cuenta que no todos se alegrarían al reconocer tus características de persona especial: se alejan, los evaden, los ignoran, porque simplemente desconocen cómo tratarlos. Sin embargo, ellos sí  reconocen los sentimientos e intenciones de la gente que los rodea, apreciando las actitudes positivas que los hace sentir tan bien.
Son afectuosos.- Esta capacidad la tienen porque los padres los colman de amor y de eso están llenos, por eso brindan amor a los demás. Las expresiones afectivas como abrazos, besos , “te quiero” “gracias”, brotan con facilidad hacia todo su entorno, y a veces no nos sentimos cómodos porque tristemente no estamos acostumbrados a ello.
Esto nos hace notar que sus capacidades son muchas veces nuestras necesidades y sin embargo, el blanco de burlas son ellos, porque nosotros si podemos ocultar nuestras necesidades y enmascarar nuestros sentimientos, y lo peor de todo es que creemos que esta “facultad” nos hace “mejores”.
Nacer con características especiales, determina cuidados diferentes pero un trato y consideración igual que cualquier otra persona, por que nadie nace sin dignidad.
LA INCLUSIÓN EN LOS COLEGIOS
La inclusión educativa determina que todos los niños deben contar con el beneficio de la educación sin hacer distinción alguna, cuando se tiene necesidades especiales, se tratará de manera especial pero no se le apartará o condicionará su participación dentro del colegio.
Esto estimula al niño con necesidades especiales, a aprender dentro del contexto social del ambiente que le rodea. Si reconocemos que tiene ciertas dificultades y aislamos al niño, lo más probable es que no aprenda nada porque estamos negando un entorno de aprendizaje, y si juntamos a un grupo de niños con necesidades especiales ¿cuál será el entorno del que aprendan?
Por ello, la propuesta inclusiva de la educación, supone integrarlos en aulas comunes, donde los niños se vinculen entre ellos y aprenda unos de los otros. Como resultado  estos niños “especiales” asimilan y se sienten mejor porque están en un entorno estimulante, y los “niños normales” aprenden aquello que a la sociedad le falta: quererlos y valorarlos como personas. 
De estas personitas se puede aprender muchas cosas: la fuerza y perseverancia que tienen y disponen en cada cosa que emprenden, su inocencia y confianza, el no postergar los sueños, la disposición de vencer dificultades, etc., y sin embargo, ellos nos tienen como modelos porque aspiran a ser como tu: muchos querrán tener tus piernas, brazos, audición, visión, tranquilidad, no tener medicación, tener tus facultades mentales, simplemente ser como tú.
La inclusión educativa supone control de esta situación dentro del aula, profesores capacitados y menor número de alumnado, dependiendo siempre del diagnóstico del niño, pero lejos del aula ¿tenemos una sociedad inclusiva?
Lamentablemente NO; la burla, el rechazo o simplemente ignorarlos son actitudes negativas que sin darnos cuenta alimentamos negándoles respeto, marcando su estima de manera indeleble;  si es más difícil para ellos la vida ¿por qué añadir más dolor?. Si las personas comunes, no pueden salir adelante porque son afectadas por los vacíos emocionales que le causan inseguridad, ¿porqué debemos pensar que en este sentido las personas con necesidades especiales serán más fuertes?   
Hace poco mi hijo estuvo con yeso en la pierna derecha por un mes, y pudo apreciar la dificultades que tiene para movilizarse y hacer su vida “normal”, un niño al que todos simplemente llaman “cojo”: “Que difícil mamá, es agotador,  nadie te ayuda, pocas personas son amables, las rampas están rotas o la gente se estaciona en ellas”. Y no es blanco de burlas mayores, por que en su caso se trata de un accidente y esta situación será temporal.
El cambio dependerá de cada uno de nosotros, somos miembros de la sociedad no sólo para exigir mejoras al gobierno o asistir a elecciones, tenemos también una responsabilidad de forma individual porque somos agentes de cambio social, depende de nosotros si somos miembros activos o no y hacía donde dirigimos nuestros esfuerzos. Siendo padres ya estamos gestando en los hijos – a través de enseñanzas que inician con el ejemplo – el comportamiento y la conciencia social de ellos en un futuro, pero en un presente también podemos ver, incentivar y corregir la actitud de ellos.
Antiguamente, los padres que recibían un niño con necesidades especiales lo escondían, o se avergonzaban de él porque lo asumían como un castigo, un defecto de la naturaleza, hasta un error de Dios. Pues ahora las cosas han cambiado porque tenemos estudios multidisciplinarios que nos demuestran que el aprendizaje es posible por varias condiciones: la inteligencia con la que se está dotado, el medio que permite desarrollarla en diversas áreas, social, matemática, etc y la estimulación para generar mayores y mejores procesos cognitivos.
El defecto resulta al contrastar a las personas como si se tratará de objetos y se pudiera determinar la calidad de uno sobre el otro, y antes de asumir el error divino, debemos pensar en el error en el que solemos caer por nuestra condición humana, que mucha veces nos ciega sin dejarnos distinguir que ellos están aquí para que nosotros tengamos la oportunidad de ser mejores personas, y no para sacar lo peor de ti, al ignorarlo o burlarte.
Cuando ingresa al colegio un niño con necesidades especiales, algunos padres creen que la inteligencia o condición normal de su hijo cambiará por vincularse con un niño diferente. Pues tienen razón, ya que su inteligencia se ampliará y su condición será: un niño más tolerante y abierto a las oportunidades de ser mejor, será más sensible y aprenderá de este nuevo compañerito cosas que la convivencia permite, a ser más solidario, más amable, a tener responsabilidad, y un sinfín de valores. En suma, a ser mejor persona
Si nuestros hijos conocen a una persona con necesidades especiales y sienten curiosidad natural ante ciertas cosas, te preguntaran sobre ellos. Escúchalos. Es la mejor oportunidad de orientar sus pensamientos y actitudes. No nos fijemos en las diferencias sin antes mostrar las similitudes, enseñemos a nuestros hijos a abrir la mente y el corazón. 

Si esta actitud está bien interiorizada en mi y en mi hijo, estoy segura que se trata de un aprendizaje muy significativo en nuestras vidas, él aprendió por la experiencia de la fractura a vivir un mes siendo diferente en un aspecto, y yo tuve una experiencia hace muchos años, que me enseño a respetar y querer a las personas sin etiquetarlas, no eran clases particulares, no era un colegio especial, era una profesora especial que marcó mi vida y me inspiró mucho. Ella me enseñó con el ejemplo y la convivencia, la consideración a las personas por el solo hecho de que todas tienen dignidad de ser humano, y lo logró haciendo lo que hoy llamamos inclusión, cuando en ese entonces era una batalla personal que asumió para dejar huella no solo en estas personitas que la necesitaban, dejo huellas en todos sus alumnos. Esta experiencia personal cierra este artículo junto con mi eterno agradecimiento a la profesora Gloria Benavides por esta y muchas lecciones de vida.

Les dejo este vídeo para reflexionar sobre frases como “Parcecen muy frágiles y sin embargo a todos nos llenan de fuerza” y a estos padres especiales también piensen “si el cielo es de los pequeñitos hay un pedazo de cielo en tu hogar”

ADVIENTO SEMANA 3 (a realizarse el 11 diciembre 2016)

LA ALEGRÍA
Lectura bíblica: san Mateo (11,2-11)
  • Alrededor de la corona de adviento, y en total oscuridad pedimos que enciendan la vela N°1 (esperanza) y la vela N°2 (paz) iniciaremos este momento especial recordando cada signo  que vemos en ella.
-¿Qué forma tiene la corona de adviento?……..(circular) pasando por encima el dedo índice. Es circular por que representa el  amor de  Dios, que no tiene inicio ni final, su amor es eterno.
-¿De qué color es?…….(verde) y representa la vida y la esperanza, porque estamos llamados a estar más unidos a Dios durante nuestra vida.
-¿De qué color es la vela? ….(morada) porque morado representa el tiempo de espera, en este caso estamos esperando que llegue Jesús.
  •    Es momento de encender la 3ra vela 
  •      Pedimos a alguien que la encienda diciendo “esta es la vela de la ALEGRÍA
-Notemos que ahora hay más luz porque estamos acercándonos a su llegada, el anterior domingo estuvimos solo alrededor de dos velas  que significaban la esperanza y la paz, la semana pasada hicimos promesas que tal vez fueron difíciles de cumplir, ¿cómo nos hemos sentido esta semana? (escuchar respuestas)
  •      Este domingo hemos encendido la vela de la ALEGRÍA.  
  • ¿Qué significa para ti la alegría? (escuchar   respuestas) 
  •     ¿Es fácil estar alegres? ¿porqué?
  • Luego de escuchar la respuestas de todos, leemos la historia escrita a continuación 
Había un rey muy sabio que tenía dos hijos, y llegó el día en que debía decidir cuál de sus hijos sería el nuevo rey.
Como  la decisión era muy difícil decide enviarlos a dos pueblos distintos para que gobiernen ahí y luego de dos años se reunirán para saber cuál era su decisión.
El mayor llegó y vio que el pueblo a donde lo habían enviado era bastante pequeño, y humilde; entonces pensó: “seguro que mi padre quiere ponerme a prueba”.
Y decidió demostrar lo capaz que era, alistando a su pueblo para conquistar más ciudadades; siempre que salían, ganaban las batallas y el pueblo creció muchísimo, decidió  construir su castillo y enseño a los pobladores a  trabajar día y noche construyendo casas para ellos mismos. La gente del pueblo estaba feliz al darse cuenta de todo lo que habían logrado. Luego de 2 años decide volver con su pueblo para que sean testigos de su coronación.
El hermano menor, llegó a un pueblo igual de pequeño y humilde, su sorpresa fue tan grande que pensó” si mi padre me ha enviado aquí, seguro se trata de un lugar y personas muy especiales, así que decidió no hacer grandes edificaciones ni conquistas, en realidad no hizo mucho pero él vivía muy pendiente de su pueblo, compartía con ellos todos los días intentando que las dificultades sean menores que las alegrías, todos en el pueblo lo conocían por que participaba de las tareas del campo, los almuerzos, cumpleaños y siempre regalaba una sonrisa a los demás. Luego de  dos años se despide y el pueblo que lo quería mucho decide acompañarlo hasta llegar donde el rey.
Estando todos juntos el rey pregunta al pueblo ¿Qué hizo mi hijo mayor por tu pueblo?
Los pobladores comenzaron a contarle las batalla y conquistas que ganaron, y cómo había cambiado todo luego de trabajar día y noche con la “mano dura de su autoridad”,  estamos seguros que él será un buen gobernante concluyeron.
El rey sorprendido por los relatos, pregunto a los otros pobladores ¿qué hizo mi hijo menor por tu pueblo?
Los pobladores dijeron, en realidad nada de lo que aquí se ha dicho hemos hecho en nuestro pueblo, en realidad no se hizo mucho, simplemente él nos enseñó a apreciar los momentos bellos de la vida, en casa o trabajando las dificultades continuaban, pero él siempre estaba con una gran sonrisa y compartía con nosotros todo.
El rey sintió que la decisión estaba muy difícil y decidió que el pueblo elija quien sería el futuro rey:
Poniendo al hermano mayor a la derecha y al menor a la izquierda dijo:
“ahora les pregunto a todos; donde les gustaría vivir?
En silencio todos se miraban las heridas de guerra, el cansancio del trabajo a toda hora, y veían del otro lado las sonrisas de las familias completas y poco a poco se fueron al lado izquierdo apoyando al hermano menor.
El rey finalizó diciendo; estaba seguro que la elección de ustedes sería sabia, la alegría que trae las victorias de guerra, y la adquisición de bienes, es real, pero digamos que es algo pasajera, en cambio  la alegría de compartir todo con optimismo y dar lo mejor de sí, aunque hayan adversidades nos permite ver la vida misma viviéndola, sin distraernos del amor que tenemos a los nuestros, esa es la alegría duradera.
Padre -dijo el hermano mayor- ¡él no hizo nada, no fue responsable de su pueblo!
Parece que no lo ves,-dijo el rey- él hizo mucho por ellos, se convirtió en una autoridad querida no temida , fue ejemplo y enseño que cada uno es responsable de sus logros, eso es vivir con autentica alegría.
  • Preguntamos y escuchamos respuestas:
          Comparte algún momento de alegría pasajera
          Comparte un momento de alegría duradera.
          Conversemos de las diferencias que escuchamos.
  •        Promesas.- Hacemos una promesa para ser portadores de alegría esta semana  (escuchamos como lo haremos) ejemplo: “yo daré alegría en mi salón… a mi hermano menor…a mi esposa…..etc
  •        Rezamos juntos de la mano un padre nuestro, para pedirle a Dios que nos ayude a cumplir nuestras promesas de preparación a su llegada.
  •        Acordamos reunirnos el siguiente domingo, a la misma hora para encender la siguiente vela.
  •        Pedimos a un participante que apague las tres velas (esperanza , paz y alegría).