Llegó el verano!! esta es una estación muy especial que impregna de recuerdos gratos a los niños por que observan su entorno más alegre y colorido, además de vivir un tiempo distinto en donde principalmente los horarios se transforman y ahora se ocupan por más tiempo en cosas más divertidas pues llegaron sus esperadas vacaciones.

Aunque los adultos veamos que los niños pueden estar concentrados mucho tiempo en un juego, y esto a veces les ocasione dormir menos, ellos tienen una increíble motivación que los hace despertar a la misma hora o a veces  incluso más temprano que de costumbre, para continuar con el derroche de energía que parece ser inagotable, y aprovechar al máximo el día entre juegos y aventuras.

Este punto es el que muchos padres evalúan y se hacen muchas preguntas en torno al tiempo y la utilidad que los niños le dan, sobretodo en contraste con la disciplina que logran obtener el colegio, aun los más pequeños; y también en base al desarrollo que puede significar que el niño aprenda algo particular durante el verano.

Y en este sentido las ofertas son múltiples, pues en el mercado existen cursos y talleres que desarrollan el aspecto académico,  práctica de deportes,  habilidades integración, arte y creatividad, etc.
Así, la decisión de los padres no es muy sencilla por que todo es beneficioso para los pequeños, pero elegir entre llevar clases de inglés, natación,  teatro, cocina o cómputo durante el verano es una tarea que requiere de un tiempo para orientar bien nuestros esfuerzos.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO?

Los padres tenemos una intencionalidad para matricular a nuestros hijos en determinados cursos de verano, la pregunta inicial es qué quiero para mi hijo?, disciplina?, nivelación?, más de lo que le gusta y domina? algo nuevo para él?, ejercitarse?, habilidades artísticas o qué simplemente haga algo en las vacaciones. Así podemos dividir las opciones para poder determinar los cursos de vacaciones:

  •          REFUERZO: Puede ser algún curso que sabemos que le resulta difícil al niño y que requiere de nivelación o reforzamiento para afrontar con mayor confianza el siguiente año escolar.
  •          APRENDIZAJE: Tal vez los padres desean que los niños aprendan algo nuevo, sea por que el niño tiene algún interés en ello o porque desean despertar en sus hijos el interés por desarrollar alguna habilidad que se considera potencial, así los cursos de arte son muy solicitados durante el verano, y los pequeños pueden descubrir si existe alguna inclinación dentro de la amplia gama de expresiones artísticas.
  •          DESARROLLO: Si la intención es mejorar algún área particular de los pequeños que se considera faltante por que no es un objetivo especifico de las clases que reciben en el colegio y es necesario desarrollarlos para mejorar distintos aspectos como el actitudinal, el lenguaje, la coordinación, concentración, etc. Talleres de habilidades sociales, y diversas actividades que afianzan estas áreas revestidas del aspecto lúdico serán las alternativas más recomendables.

Otros aspectos a considerar, son evidentemente los costos, las distancias, sobre todo si se trata de niños pequeños, en este sentido se debe considerar ubicar las clases a una distancia prudente para que a los pequeños no les signifique un sacrificio asistir con regularidad. Además es importante tener referencias positivas de las personas que estarán al frente de las clases para asegurarnos que el objetivo que estamos buscando inicialmente se pueda conseguir.
Para los más pequeños iniciar cursos en el futuro nido permite que se adapten más fácilmente a el ambiente, la profesora, a desapegarse de los padres poco a poco, a socializar con otros niños, etc de manera que es conveniente iniciar durante el verano las visitas al nido que por lo general organizan talleres según los requerimientos de los pequeños.


VACACIONES …¿Y MÁS CLASES?


Para todos la palabra vacaciones nos refiere un tiempo de libertad respecto a nuestro quehacer frecuente o rutinario, entonces los pequeños no son la excepción en este sentido, ellos también ansían las vacaciones tanto como los padres para realizar el viaje esperado, cambiar el actitud por una más relajada, y para descansar que no es lo mismo que no hacer nada, sino dejar de  hacer con la misma intensidad y frecuencia lo que se hacía para cambiar de actividad.

Imaginen ustedes padres de familia, esperar un año para obtener vacaciones y realizar el viaje esperado con toda la familia, descansar unos días, vestir con ropa menos formal, y disfrutar de más tiempo juntos, y de repente una orden superior determina que durante sus “vacaciones” deben reportar 3 veces a la semana a sus centro de trabajo, en un determinado horario y vestidos para la ocasión, trabajos que han elaborado durante el tiempo, que ahora suponen los jefes, tienen libre. Les parece igual de divertidas la vacaciones como para esperarlas con ansias? Acaso no pensarían que ese tiempo les pertenece por el desempeño que han logrado durante el resto del año y es justo organizar el tiempo de acuerdo a sus conveniencias e intereses?

De igual manera los niños pueden verse invadidos por este tipo de sentimientos al notar que sus padres organizan un horario de verano entre un taller y otro para que ocupen su tiempo libre, los pequeños no se explican por qué luego de las clases de natación continúan las clases de inglés 3 veces por semana alternados con las clases de marinera y básquet, obteniendo los fines de semana para que estudie los cursos que llevará el próximo año.

Es necesario considerar que durante el tiempo libre también se podría reforzar por ejemplo la capacidad de organización, responsabilidad y socialización que tiene sus hijos, por ejemplo al salir al parque y conocer a otros niños que no son parte de su rutina, aprender a entablar nuevas amistades,  sobrellevar todo lo que ello implica, y crear el mundo tan mágico que es exclusivo de la niñez. Esto lo remarco porque a veces los padres olvidamos que el mundo de los niños tiene su propio ritmo y reglas y que estás, serán las bases de las habilidades y deficiencias que en la etapa adulta conservaremos. En base a esto último es que los padres someten a sus hijos a múltiples cursos de verano como si se tratará de aglutinar conocimientos en un breve plazo, sin dar espacio a otras necesidades que son propias de la niñez y son los cimientos de la personalidad.


No intentemos entonces sobrecargar a los niños para que vivan “un mundo adulto” lleno de responsabilidades y falta de tiempo, cuando podrían disfrutar de su niñez desarrollando alguna habilidad y jugando mucho. Recuerden que hoy en día las competencias sociales son las más requeridas en las empresas y no se están desarrollando al caer en el individualismo de los juegos de moda o en la creencia de llenar exclusivamente de conocimientos; lo que se busca es el desarrollo armónico e integral de la persona.

El tiempo junto a sus  hijos será sin duda la mejor inversión, y además será el punto de partida para conocer los intereses y potencialidades de sus niños para poder elegir alguna actividad para las vacaciones.



Espero haberles dado una manito, felices vacaciones!!

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

6 thoughts on “VERANO Y LOS NIÑOS ¿QUÉ HACER?”

    • Avalo Carolina
    • posted on 16/01/2012

    una de las principales tares de nosotros, los padres, es aprender a controlar nuestra intolerancia y nuestros momentos de cólera. Los niños no son adultos en miniatura y no son robots, a los que uno diseña para que cumplan programadamente, las normas que los adultos les impartimos. Respetémoslos y tratemosles con un amor genuino!!!

  1. los nenes estan en constante aprendizaje y los papis tbn lo estamos y en estos tiempos necesitan mas y mas..como dices tenermos q identificar lo q necesitan reforzar y no ponerlos por poner los felicito por esta web nos ayuda mucho a nosotros los papis 🙂 qbuena idea

  2. Bravo!! el respeto y amor no son fórmulas mágicas ni nuevos inventos,es el recurso más sencillo y gratificante si buscamos dentro de nosotros mismos.

  3. Gracias Viviana por tu comentario, todo esto nos alienta a seguir y sabemos que cada persona a su vez dará UNA MANITO a otros padres que lo necesiten.

    • Anónimo
    • posted on 04/01/2013

    Que buen articulo!!! Y una consulta que pasa cuando nos dicen, mama es vacaciones puedo comer arriba o dormir con la tv prendida o seguir jugando asi sean las 11 de la noche…. es normal?? Se puede consentir eso!? O no??

  4. Hola; lo que nos comentas es lo más frecuente en los hogares en tiempos de vacaciones, todos los niños después de estar por muchos meses en actividades muy organizadas, (como el horario escolar)sienten que al llegar las vacaciones el tiempo es más largo y disfrutan de esa libertad.
    Ese será entonces el momento crucial para intentar poner a prueba los limites que en casa se han determinado;(lugar donde comer, horarios de juego y televisión, etc) si los padres lo permiten,entonces sabrán que tienen "carta libre" para avanzar más en este sentido.
    Entendamos que los limites y normas del hogar no van en función de su tiempo libre, sino son una manera de conducirlos y enseñarles hábitos, que por cierto en los más pequeños aún se están formando.
    Tampoco se trata de ser inflexibles ante algo que razonablemente podría incluirse en la etapa de vacaciones y que a su vez no afecte lo ya avanzado.
    No olvidemos que tener actividades con papá y/o mamá será la mejor opción para ellos y tu la pasarás de maravilla. Gracias por escribir.

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*