¡¡YA SOMOS PADRES!! …¿QUÉ PASO CON NOSOTROS?

Esta pregunta es muy frecuente, a veces ni siquiera la planteamos pero vivimos cuestionándonos esto en silencio: ¿qué nos paso? “ya no es igual”, “no tenemos tiempo”, “tal vez ya no me quiere” “habré cambiado mucho”…y muchas frases más nos asaltan cuando nos convertimos en padres y llegan los múltiples cambios a la vida de la pareja.

¿A QUÉ SE DEBEN?

Nuestra vida cotidiana cambia mucho cuando nos convertimos en padres:

  •   Dejamos de pensar en “tú y yo” para centrarnos en nosotros o a veces… solo en “ellos”
  •   Dormimos menos, y esto nos agota reflejándose en nuestras actividades diurnas.
  •   Celos al sentirse desplazado (a) en la atención y tiempo de la pareja por el hijo o porque el hijo    prefiera estar más con uno de ellos.
  •   Angustia por la inserción de una cuidadora en la casa durante el tiempo de ausencia de los padres.
  •   No vivir solos y sentirse invadidos por los consejos de los familiares para guiar a la pareja.
  •   Sentir menos apoyo de la pareja en el momento que más se requiere.
  •   Contar con menos tiempo para conversar.
  •   Manifestar menor interés sexual.
DEPENDE DEL ÁNGULO QUE LO VEAS:
Antiguamente se establecía que las madres SOLO debían dedicarse a la crianza de los hijos, y eran las únicas responsables de su formación: Hoy participamos en todo juntos, tanto dentro como fuera de la casa. Esto ha permitido que el varón se vincule más y mejor con la titánica labor que supone criar a un hijo, pero no debemos dejar de lado nuestro tiempo, en donde podemos expresar aquello que  necesitamos que el otro sepa de nosotros, sin reservas,  llegar a acuerdos, respetarlos y establecer espacios de crecimiento a nivel pareja.
Existen cosas exclusivas que cada padre realiza pero que no exime del apoyo del otro, por ejemplo, cuando la madre está dando de lactar al bebe, esta actividad laxa a la madre y la agota por la frecuencia de la alimentación, sobre todo cuando son pequeños, casi cada 2 horas durante las 24 horas del día, ella estará en actividad, sin embargo los padres bien podrían apoyar con el cambió de pañales, o haciéndoles “botar el chanchito” o alcanzando un vaso de agua a las madres que necesitan beber abundante líquido sobretodo en periodo de lactancia; de esta manera se evita validar pensamientos que sugieren una distancia o poco interés por ella y el bebe.
De igual manera el padre que desea  vincularse con la crianza de sus hijos, muchas veces percibe que no está “apto” para hacerlo, y es descalificado por la madre u otros familiares: con frases como “así no” o “tú no sabes” alimentando sentimientos negativos que también los hacen pensar que está fuera de la familia y mellan su interés por desarrollar su paternidad.
Todo esto convierte cada situación minúscula y cotidiana, en una potencial discusión entre papá y mamá, pues las distancias en la pareja han aumentado debido al concentrado esfuerzo de ser buenos padres, que a su vez generó falta de tiempo juntos, y lamentablemente atribuimos el origen de este mal rato a la paternidad, sin darnos cuenta de que existen varios factores alrededor de la vida de padres ( cansancio, estrés, dinero, preocupaciones, salud, etc) que nos nublan la mente y nos hacen reaccionar, lamentablemente con la persona más cercana y querida. Solo basta darse tiempo para dejar solo por un momento de ser padres y reencontrarse con la pareja,  Si ambos se ayudan entre si ninguno asumirá que “hace demasiado” sino que comparten todo a medida que crecen como familia.
Si se sienten agotados, es muy válido darse una pausa y regresar con más fuerza en cualquier aspecto de la vida, este no es la excepción, renuévense!
EL REENCUENTRO:
Buscar a la pareja que hay dentro del padre o la madre que siempre está con nosotros no es muy difícil, y puede ser muy emocionante. Tal vez ni siquiera te has percatado que hace mucho que no salen a una “cita” pues la han cambiado por “compromisos laborales” Si al leer este artículo notas que se ha generado cierta distancia entre ustedes, pues no esperes más y da el primer paso. Observa todas sus virtudes y busca un momento para que tu pareja sepa que estuviste pensando él o ella. Siempre digo que no hay recetas mágicas para relacionarnos, pues somos seres humanos y cada uno es una variable distinta, pero algunos consejos te dejo que tal vez te puedan ayudar a mantener y fortalecer tu relación.
  •     Evitemos la interpretación de las cosas y comuniquemos con claridad lo que sentimos y pensamos.
  •     Busquemos el momento y lugar adecuado para hacerlo.
  •   Comprendamos que las dificultades las están atravesando juntos, sin sentirse ajeno a ello.
  •   Cambiemos la critica por  la comprensión
  •   Tomemos acuerdos en base a lo que hemos escuchado uno del otro. Respétenlos.
  •   Dediquen un espacio del día para ustedes, en donde queden fuera las preocupaciones de casa y el trabajo y fortalezcan su relación
  •   Reflexionen sobre las emociones y necesidades de ambos, sean honestos.
  •   Tengan palabras cálidas entre ustedes para fortalecer los lazos de amor.
Convertirse en padres es maravilloso, se revela ante nosotros la inmensa capacidad de amar sin límites con la que estamos dotados, este evento en la vida de los padres no puede nublar el amor que dio origen al ser.
Para cerrar este artículo queremos brindar un momento de especial conexión, ofreciendo una cena para dos a la pareja que basada en este articulo, nos comparta brevemente su experiencia.
Puedes escribirnos al correo de contacto hasta el día 13/11 al día siguiente publicaremos las historias recibidas para que sean leídas y elegidas por nuestros lectores.
La  ganadora será aquella que al finalizar obtenga mayor votación.(cierre de la votación 20/11).
(Cualquier consulta a través de facebook )
Es tiempo de compartir, recordar, renovarse, replantear, construir , reforzar , reencontrarse y disfrutar.. UNA MANITO invita!
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

5 thoughts on “¡¡YA SOMOS PADRES!! …¿QUÉ PASO CON NOSOTROS?”

    • Anónimo
    • posted on 02/11/2011

    El mundo en el que vivimos, lleno de responsabilidades y quehaceres, aleja a la persona del motivo principal por el que ha decidido formar parte del sistema, ese motivo es su responsabilidad con la familia; y la motivación, que es su felicidad y la de los suyos, también pasa a segundo y hasta a tercer plano. El cultivar la relación con la pareja nos ayuda a retomar el camino hacia la felicidad y la trascendencia que tenemos como personas y formadores de buenas personas dentro de un sistema que para mantenerse debe ser agresivo y super exigente. Aprovechemos este momento para replantear nuestras acciones y enfocarnos nuevamente en lo que es más importante, ser felices y hacer felices a los que nos rodean; finalmente, la fuerza de dos, como pareja, es mucho más poderosa que la fuerza de uno, el amor de ambos generará la transformación que el mundo necesita.

  1. Gracias por tu comentario, estoy segura que tu propósito y satisfacción es ver feliz a tu familia; me da mucho gusto que el artículo te sirva para expresar tu filosofía de vida y la compartas con todos; eso también es la transformación que el mundo necesita.BRAVO!!
    Mil gracias por darnos UNA MANITO

    • Anónimo
    • posted on 03/11/2011

    Muy bueno el articulo, definitivamente el ser padres nos genera una serie de espectativas sobre nosotros como padres y sobre el desarrollo de nuestros hijos. La responsabilidad de una vida en nuestras manos es uno de los pensamientos mas fuertes al ser padres, y eso muchas veces nos hace perder de vista a la pareja, pero no hay que olvidar que el amor de pareja fue el origen de esa familia y que esa base no se puede perder.

  2. Gracias por escribirnos!
    No solo no hay que olvidar el amor, sino que además hay que alimentarlo diariamente. Felicidades y espero tu historia en este pequeño concurso que busca darle un espacio a la pareja, para escribir, leer , recordar y por que no …para cenar juntos. Mucha suerte!!

    • Anónimo
    • posted on 07/11/2011

    Tanta verdad en este articulo. Cuando somos papas, la relacipn de pareja pasa a un lejano segundo lugar. Es un cambio que a veces pasa inadvertido y otras veces avisado. Me ha pasado pero ahora los dos hablamos mucho mas de todo y no solo de nuestra hija.

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*