ADVIENTO SEMANA 3 (a realizarse el 11 diciembre 2016)

LA ALEGRÍA
Lectura bíblica: san Mateo (11,2-11)
  • Alrededor de la corona de adviento, y en total oscuridad pedimos que enciendan la vela N°1 (esperanza) y la vela N°2 (paz) iniciaremos este momento especial recordando cada signo  que vemos en ella.
-¿Qué forma tiene la corona de adviento?……..(circular) pasando por encima el dedo índice. Es circular por que representa el  amor de  Dios, que no tiene inicio ni final, su amor es eterno.
-¿De qué color es?…….(verde) y representa la vida y la esperanza, porque estamos llamados a estar más unidos a Dios durante nuestra vida.
-¿De qué color es la vela? ….(morada) porque morado representa el tiempo de espera, en este caso estamos esperando que llegue Jesús.
  •    Es momento de encender la 3ra vela 
  •      Pedimos a alguien que la encienda diciendo “esta es la vela de la ALEGRÍA
-Notemos que ahora hay más luz porque estamos acercándonos a su llegada, el anterior domingo estuvimos solo alrededor de dos velas  que significaban la esperanza y la paz, la semana pasada hicimos promesas que tal vez fueron difíciles de cumplir, ¿cómo nos hemos sentido esta semana? (escuchar respuestas)
  •      Este domingo hemos encendido la vela de la ALEGRÍA.  
  • ¿Qué significa para ti la alegría? (escuchar   respuestas) 
  •     ¿Es fácil estar alegres? ¿porqué?
  • Luego de escuchar la respuestas de todos, leemos la historia escrita a continuación 
Había un rey muy sabio que tenía dos hijos, y llegó el día en que debía decidir cuál de sus hijos sería el nuevo rey.
Como  la decisión era muy difícil decide enviarlos a dos pueblos distintos para que gobiernen ahí y luego de dos años se reunirán para saber cuál era su decisión.
El mayor llegó y vio que el pueblo a donde lo habían enviado era bastante pequeño, y humilde; entonces pensó: “seguro que mi padre quiere ponerme a prueba”.
Y decidió demostrar lo capaz que era, alistando a su pueblo para conquistar más ciudadades; siempre que salían, ganaban las batallas y el pueblo creció muchísimo, decidió  construir su castillo y enseño a los pobladores a  trabajar día y noche construyendo casas para ellos mismos. La gente del pueblo estaba feliz al darse cuenta de todo lo que habían logrado. Luego de 2 años decide volver con su pueblo para que sean testigos de su coronación.
El hermano menor, llegó a un pueblo igual de pequeño y humilde, su sorpresa fue tan grande que pensó” si mi padre me ha enviado aquí, seguro se trata de un lugar y personas muy especiales, así que decidió no hacer grandes edificaciones ni conquistas, en realidad no hizo mucho pero él vivía muy pendiente de su pueblo, compartía con ellos todos los días intentando que las dificultades sean menores que las alegrías, todos en el pueblo lo conocían por que participaba de las tareas del campo, los almuerzos, cumpleaños y siempre regalaba una sonrisa a los demás. Luego de  dos años se despide y el pueblo que lo quería mucho decide acompañarlo hasta llegar donde el rey.
Estando todos juntos el rey pregunta al pueblo ¿Qué hizo mi hijo mayor por tu pueblo?
Los pobladores comenzaron a contarle las batalla y conquistas que ganaron, y cómo había cambiado todo luego de trabajar día y noche con la “mano dura de su autoridad”,  estamos seguros que él será un buen gobernante concluyeron.
El rey sorprendido por los relatos, pregunto a los otros pobladores ¿qué hizo mi hijo menor por tu pueblo?
Los pobladores dijeron, en realidad nada de lo que aquí se ha dicho hemos hecho en nuestro pueblo, en realidad no se hizo mucho, simplemente él nos enseñó a apreciar los momentos bellos de la vida, en casa o trabajando las dificultades continuaban, pero él siempre estaba con una gran sonrisa y compartía con nosotros todo.
El rey sintió que la decisión estaba muy difícil y decidió que el pueblo elija quien sería el futuro rey:
Poniendo al hermano mayor a la derecha y al menor a la izquierda dijo:
“ahora les pregunto a todos; donde les gustaría vivir?
En silencio todos se miraban las heridas de guerra, el cansancio del trabajo a toda hora, y veían del otro lado las sonrisas de las familias completas y poco a poco se fueron al lado izquierdo apoyando al hermano menor.
El rey finalizó diciendo; estaba seguro que la elección de ustedes sería sabia, la alegría que trae las victorias de guerra, y la adquisición de bienes, es real, pero digamos que es algo pasajera, en cambio  la alegría de compartir todo con optimismo y dar lo mejor de sí, aunque hayan adversidades nos permite ver la vida misma viviéndola, sin distraernos del amor que tenemos a los nuestros, esa es la alegría duradera.
Padre -dijo el hermano mayor- ¡él no hizo nada, no fue responsable de su pueblo!
Parece que no lo ves,-dijo el rey- él hizo mucho por ellos, se convirtió en una autoridad querida no temida , fue ejemplo y enseño que cada uno es responsable de sus logros, eso es vivir con autentica alegría.
  • Preguntamos y escuchamos respuestas:
          Comparte algún momento de alegría pasajera
          Comparte un momento de alegría duradera.
          Conversemos de las diferencias que escuchamos.
  •        Promesas.- Hacemos una promesa para ser portadores de alegría esta semana  (escuchamos como lo haremos) ejemplo: “yo daré alegría en mi salón… a mi hermano menor…a mi esposa…..etc
  •        Rezamos juntos de la mano un padre nuestro, para pedirle a Dios que nos ayude a cumplir nuestras promesas de preparación a su llegada.
  •        Acordamos reunirnos el siguiente domingo, a la misma hora para encender la siguiente vela.
  •        Pedimos a un participante que apague las tres velas (esperanza , paz y alegría).
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*