Entre las 12 y 1pm es hora de salida de los más pequeños, observamos a muchas madres preguntar: ¿qué hiciste hoy día? Y el entusiasmo se desvanece ante la respuesta de sus hijos: -“nada”- este escenario tan recurrente y las preguntas recibidas en torno a este tema me animan a desarrollar este artículo.
Muchos me preguntan: ¿qué es lo que hace mi hijo en el nido? ¡ni siquiera llevan tareas a casa, después de haberme solicitado un sinfín de útiles escolares! y la profesora solo responde: “están en período de adaptación” ¿qué es exactamente esto?
“Período de adaptación” es un tiempo especial para docentes y niños, que sin duda queda en el recuerdo del cómo iniciaron el año y es el punto de partida de las metas que la profesora señale para el grupo y para cada niño individualmente.
A pesar que la maestra puede tener muchos años de experiencia cada grupo de niños le inscribe un sello distinto, pues ninguno es igual a otro, ella aprenderá de todos y todos de ella, con una dosis muy grande de emoción, alegría, energía e ilusión.

.

Cuando los más pequeños inician las clases:

Si tenemos un niño pequeño que iniciará clases en el nido por primera vez, debemos tener mucha paciencia con él, cada niño es distinto, no intentes compararlo con su amigo, vecino ni hermano, el ritmo de la adaptación no está en función a tus quehaceres laborales, está en función a que este cambio de ambiente no sea muy drástico para él, ¡ayúdalo!
Cuando nosotros cambiamos de trabajo, necesitamos hacer bien nuestras funciones, pero no podemos desempeñarnos como si conociéramos bien el sistema de la empresa, cada rincón de la nueva oficina, ni a nuestros compañeros como las viejas e incondicionales amistades. Sabemos que son personas dispuestas a conocernos, pero  tomará un tiempo para que esto suceda a medida de que ambas partes hagan esfuerzos para ello.
De igual manera cuando nos mudamos, no podemos pretender saber donde están guardadas nuestras cosas como en la anterior casa, ni hacer las compras donde habitualmente las hacíamos, pues el esquema que era familiar para nosotros ha cambiado; estos son ejemplos simples para demostrarte que, si tú eres consciente de los cambios y necesitas un tiempo, tu hijo que no es tan maduro como tú también lo requiere.
Todos los cambios que se producen a lo largo de nuestras vidas, son producto de decisiones elaboradas previamente y exigen un período de adaptación, que debe ser paulatino para nuestra mejor integración. El colegio no es la excepción, y esto determina que los padres deben proporcionarle seguridad al niño escuchándolo, observándolo y hablando con él.
Una buena adaptación, supone un desempeño óptimo durante el año escolar, de ahí la importancia que tiene y la necesidad de respetar los ritmos individuales, entonces no es que “no se haga nada” pero ¿por qué apresurarnos con tareas si debemos asentar bien las bases? Es decir, poner énfasis a la adaptación, en un período razonable de tiempo, esto significa establecer normas de convivencia armoniosa, conocer las habilidades y debilidades de cada uno, que conozcan a la profesora que estará con ellos durante el año, y ella a nuestros hijos, enlazando vínculos afectivos necesarios para el aprendizaje.
Luego de esta etapa se convocará a reunión de padres en donde se recopila información respecto al entorno familiar, y se exponen las pautas de trabajo que se realizarán durante el año, además de algunas recomendaciones para facilitar la adaptación si fuera el caso.
.
¿Cómo podemos ayudar?
  •  Conversar con el niño, acerca del horario que permanecerá fuera de casa, y CUMPLIRLO de manera que no se sienta sorprendido ni “estafado” al llevarlo al colegio.
  • Recibirlo con muestras de afecto, sobre todo cuando lleve un reconocimiento de logro, sean sellos, stikers,  recuerdos,o felicitaciones, prémialo con un gran abrazo.
  • Conversa con él sin necesidad de convertir su bienvenida en un interrogatorio, permite que te cuente que es lo que más y menos le gustó del día, convérsenlo en familia.
  • Procurar un descanso adecuado en la calidad del sueño y las horas que debe dormir, esto evitará que relacione la fatiga con ir al colegio.
  • Desayunar adecuadamente sin prisas ni llantos, menos aún delegar el desayuno al colegio.
  • Evita llegar tarde a recogerlo, esto genera mucha ansiedad e inseguridad en el niño.
  • Si se quedó triste en el colegio, no intentes constatar durante su recreo si lo superó porque harás que este ansioso. Lo más seguro es que ya está calmado.
  • Mantener contacto permanente con la profesora quien le informará acerca de sus progresos.
  • Es importante dejar los datos actualizados, dirección, teléfonos, en caso de requerir contactar a los padres o apoderados.
  • Lleva una muda completa por cualquier incidente que le ocurra, así evitarás que se abochorne ante alguna eventualidad y lo supere con naturalidad.
Ahora que ya sabemos que importante es este período para nuestros hijos, dale UNA MANITO haciendo todo lo posible por hacer que esta etapa sea armoniosa en casa y colegio.
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

4 thoughts on “PERIODO DE ADAPTACIÓN”

  1. Hola! Mi hijita tien 2 años y 4 meses, ya supero el periodo de adaptacion, pero igual hay dias en que no quiere ir al nido, que quiere quedarse en casa, o que no quiere que me vaya al dejarla en el nido. Creo que tambien hay un periodo de adaptacion de los padres, que yo aun no he superado. A veces siento que mi hija todavia deberia estar en casa, que aun no deberia ir al nido, que su lugar esta con el cariño de la nana y de sus papis… pero luego recuerdo lo dificil que debe ser para una hija unica el encontrarse con otras personitas que se comportan como ella y que debe acostumbrarse a eso, asi la llegada de un hermanito no le sera tan extraña.
    Bueno, gracias por este excelente articulo, como todos los demas que hasta ahora he ledio. E insisto…. me encantan los dibujitos que acompañan las notas!!! Felicitaciones al gran dibujante!

  2. Gracias por tus comentarios. Me da mucho gusto saber que te involucras en la adaptación y reconoces que los padres también están pasando el mismo proceso. Las cosas que comentas son tan naturales en los niños que se sienten a gusto en casa, no tienes por que preocuparte. Aquí lo importante es la comunicación y la confianza. Si crees que hay motivos especiales dentro del nido o en la casa que conllevan a esta conducta, a través del juego, o cuentos puedes descubrirlo, cambia el rol y se tu la niña para que ella sea la profesora, así podrás saber su visión de las cosas, qué es lo que le molesta y cómo ayudarla. Sin embargo, es claro que hay niños que tienen mayor facilidad para los cambios, lo que debemos procurar es que aprendan que los cambios son naturales y brindarles seguridad para aquellos que tengan que enfrentar más adelante. Cumple tus promesas para evitar que se sienta engañado y así lo ayudes a aprender a confiar.
    Te felicito por tu preocupación. Adelante! estoy segura que es algo pasajero que será superado, con el afecto, respeto y comprensión. muy pronto

    • Anónimo
    • posted on 08/04/2011

    hola! me gusta este articulo es mas quisiera preguntar como incentivar hacer las tareas con mi hijita, tiene un año y 9meses pero cuando llega a casa solo quiere jugar pero no hacer la tarea..como lograr esto???? gracias

  3. Gracias por escribir! Lo que nos comentas es muy frecuente en niños, sobretodo en edades tan tiernas como es el caso de tu hija, en donde la escolaridad esta vista desde otra perspectiva-menos académica-; lo más indicado es buscar la motivación adecuada para realizar algún trabajo, que por la edad que refieres, no debe ser muy complejo, y por lo mismo no debe significar un martirio para ella, sino parte del juego que realizará en casa con los padres. La enseñanza debe retar la imaginación para estimular el pensamiento, no pretendas enseñar con repeticiones, precisión y sin equivocaciones, pues eso es aburrido para los niños, son cosas a veces muy abstractas para los pequeños, sin embargo, puedes acceder al conocimiento a través del juego. Por ejemplo, si hace el tema de colores puedes jugar a los detectives y con una lupa jueguen a buscar el color rojo en la cocina, su habitación, la sala y por que no, hasta en el parque. Así puedes trabajar temas diferentes siempre asociándolos con la realidad y de una manera más divertida que finalmente podrá traspasar al papel con mayor facilidad y motivación. Recuerda que se debe eliminar la presión por hacer las tareas, y en tu caso más aun por que es una niña pequeña, considera que las limitaciones que tiene por su edad, las conoce su profesora y por ello le envía "tareas" que ella esta en capacidad de realizar, en caso que notes que no se ajustan a la edad conversa con la maestra. Finalmente te dejo un enlace más para que lo revises http://www.unamanitoperu.com/2011/03/las-tareas-para-que-sirven.html
    No olvides que el afecto es el motor del aprendizaje. Espero haberte dado UNA MANITO

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*