Teniendo dos ojos, oídos, manos, piernas siempre preferimos utilizar una más que la otra, dado que nos resulta más cómodo todo, escribir, comer, observar, al punto de volvernos expertos utilizando más un lado que el otro, a eso le llamamos dominancia o lateralidad, términos que no se limitan a identificar la derecha de la izquierda, pues esto ya es parte de un proceso de varias etapas para lograr este conocimiento (que tiene su momento vinculado a la maduración de cada individuo).
Esta dominancia la determina el cerebro, es decir, estamos configurados con esa tendencia y solo falta desarrollarla, a veces aquí radica la principal dificultad: los padres no contemplan esta diferencia y “orientan” al niño a desarrollar el lado contrario al que naturalmente se inclinan, logrando entorpecer sus movimientos.
Nuestro cerebro tiene dos hemisferios que gobiernan nuestros pensamientos y movimientos, éstos  funcionan de manera invertida, es decir, que el hemisferio derecho controla el lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio izquierdo controla el lado derecho. Esto quiere decir que las “técnicas” antes utilizadas para ”corregir” a un niño obligándolo a utilizar el lado contrario a su tendencia natural, no conlleva a buenos resultados, sino le trae desorden y confusión al utilizar el lado menos hábil en la realización de acciones, causándole frustración y agotamiento.
 
¿Qué pasa si cambiamos de mano?
 
Postura normal del zurdo al tomar un lápiz.
Algunas consecuencias de ello serán simples ante nuestros ojos, pero determinantes en su pensamiento, autovaloración y en sus acciones.
Por ejemplo si orillamos a un niño naturalmente zurdo a utilizar el lado derecho, para la gran mayoría de diestros esta no es una gran tarea, pero para ellos la dificultad se incrementa sobretodo si consideramos que el mundo esta diseñado para los diestros, las carpetas, cuadernos, el sistema de escritura, las herramientas, tijera , tajador,etc.
Pueden confundir la derecha con la izquierda y viceversa, llegado a trastornos que dificultan los trazos, lectura y escritura,la manera de aprender y de orientarse.
Por lo general los zurdos no tiene bonita letra, por causa de la dificultad al realizar los trazos debido a que la postura cambia radicalmente, ellos por lo general no ven las lineas ya escritas, la posición del papel, la mano y hasta la manera de coger el lápiz le son adversos.
Estas son algunos de los motivos por los cuales si no se elogian sus avances, y se les apoya brindándoles las facilidades; tienden a sentir que ser zurdo es un defecto, en lugar de una característica particular.
 
¿Cómo y cuándo se determina que es zurdo?
 
Desde pequeños como parte de su desarrollo los niños utilizan ambas manos y pies al realizar diversas acciones, poco a poco van madurando y perfeccionando su tendencia natural utilizando un lado más que el otro.
Para determinar esta dominancia, es decir si es diestro o zurdo, debe realizar una gran cantidad de acciones todas con la misma preferencia, y debemos estar atentos por ejemplo a: que pie utiliza para dar el primer paso, que mano utiliza para servir un vaso con agua, que ojo prefiere para tomar una fotografía, con que mano se cepilla los dientes, con que pie patea la pelota, el pie que usa para hacer equilibrio,etc.
Al observar estás acciones, nos daremos cuenta que la dominancia será aquella con la que el niño realice más acciones tanto en pie, ojo y mano. Si vemos que ciertas las realiza con un lado y otras le es más cómodo con el lado contrario, podemos estar hablando de lateralidad cruzada.
Para determinar la dominancia en el niño es necesario contar con la edad suficiente teniendo en cuenta que la maduración entre un sujeto y otro varía , por lo general se puede establecer entre los 5 y 6 años, antes de esto es muy normal que los niños cambien continuamente su preferencia manual y podal.
Para ello se utilizan pruebas de preferencia manual, de coordinación bimanual, preferencia ocular, auditiva, podal etc si fuera necesario descartar lateralidad cruzada o manualidad ambidiestra.
Ser zurdo no es más que una desvetaja en un mundo que esta diseñado para los diestros, pero esta situación permite que la mayor habilidad de los zurdos salga a flote: Utilizan mejor sus características innatas y se adaptan con facilidad a los retos cotidianos.
En el campo educativo los padres deben informar a los profesores las características de juego, estudio y personalidad de su hijo zurdo, dado que el  maestro será quien tenga que determinar para ese niño un ambiente adecuado para favorecer su desarrollo basado en sus características, preferencias y modos de aprender.
Es posible que la profesora sugiera el uso de materiales diseñados para zurdos que facilitan las acciones dentro del aula; teniendo éstos elementos, se pueden concentrar más en las habilidades que en las dificultades; logrando una mejor experiencia escolar.
Estar atentos a las sugerencias y observaciones de sus profesores también ayudará en caso se manifiesten problemas de aprendizaje, como la dislexia, que es la inversión de algunos números y letras;logrando sacar adelante la dificultad cuando es detectada a tiempo.
Ten en cuenta que cualquier dificultad a causa de su dominancia,será vencida en corto tiempo , solo es cuestión de que aprendas como él, a ver el mundo distinto y lo apoyes, pues lo que hoy es una dificultad,quién sabe esta sea más adelante una ventaja.
Espero haberte dado UNA MANITO… 
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*