HISTORIA N°3

Tenía solo16 años cuando conocí al hombre que se convertiría en el padre de mis hijos.  Estudiábamos en la universidad la misma carrera profesional, y con la ilusión propia de nuestra edad  nos casamos cuando yo tenía 19 años.

Tenemos tres hijos maravillosos, que son lo mejor de toda esta historia.
Sin embargo, sin darnos cuenta, la vida para nosotros transcurría más abocados en el trabajo y a los chicos  que en nosotros dos como pareja.
Se suele escuchar que por el trabajo no se ven los esposos en el día, en mi caso era todo lo contrario porque compartíamos la misma profesión y por ello trabajábamos juntos.
Era una monotonía nuestra vida: juntos en el aspecto laboral, teníamos reuniones sociales con las mismas personas, (pues eran amigos comunes), en casa era siempre igual día a día, las preocupaciones propias del hogar y sus circunstancias que no siempre eran favorables, desgastaron nuestra relación, y el interés se fue perdiendo, pues yo sentía que era más mi compañero de trabajo que ese compañero que soñé para mi vida.
Con los años me di cuenta de la necesidad que tenía de sentirme amada y considerada, ¡todo paso tan rápido!…que no había notado lo rutinaria que era mi vida, sin esa chispa inicial en la que tanto creí y me ilusionó; desde hace mucho no habían palabras amorosas, ni consideraciones, creo que todo siempre estaba supuesto.
Por más que compartamos muchos años juntos, debemos alimentar nuestra relación, por consideración y amor al otro. Esta historia no tiene un final feliz, pues luego de 24 años de casados, decidimos divorciarnos al darnos cuenta que el amor no estaba en nuestros días. Temía por mis hijos, y eso hizo que la decisión sea muy difícil para mí, pero finalmente sucedió porque sentía que hace muchos años me estaba postergando y eso tampoco era bueno.
Actualmente, deseamos llevar una relación armoniosa pues somos amigos y compañeros desde hace mucho, sin embargo me cuesta desvincularme aún porque fue toda una vida a su lado. Nuestros hijos saben que cuentan con ambos padres, ahora están más grandes y son un apoyo y un motivo para mí.
Me siento joven aún, y con oportunidad de ser feliz a través de mis hijos y mi trabajo, pero no descarto la posibilidad de encontrar alguien que me acepte como soy y me valore. Hoy doy gracias por volver a sonreír y a creer en al amor que nuevamente toca mi puerta, solo el tiempo dirá que nos depara…

 SI DESEAS APOYAR ESTA HISTORIA VOTA POR EL N°3
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “¿Y FUERON FELICES PARA SIEMPRE?”

    • Carla
    • posted on 15/11/2011

    Es cierto que no todo es como un cuento de hadas, muchas veces las historias de pareja tienen un final diferente. Pero el final de esta historia demuestra que, que tan malo o bueno sea depende de como lo queramos tener y las ganas que le pongamos para que sea armoniosa, todo por el bienestar de un hijo y su tranquilidad!!. Que bueno pensar que si se puede lograr una relacion asi como la tuya!
    UN EXITO LA HISTORIA, UN EXITO EL CONCURSO, UN EXITO UNA MANITO!
    Espero que ganes..

    • Anónimo
    • posted on 17/11/2011

    Me encantó la historia número 3. Excelente!!!

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*