HISTORIA N°4
Nosotros somos una pareja joven que cuando tuvimos a nuestra primera hija pasamos por la mayoría de las circunstancias que se expresan en el artículo publicado, sin embargo a ello hay que sumarle que nuestra hija llegó cuando recién teníamos 5 meses de casados -estábamos recién empezando a definir nuestros hábitos de vida en pareja- y que además su nacimiento fue de forma prematura y con ciertos problemas que la mantuvieron más de 1 mes en la clínica, los cuales además trajeron cola en el desarrollo de sus habilidades. 
Esta situación en particular, hizo que tuviésemos mucha tensión entre nosotros al respecto de la evolución en la condición de salud de nuestra hija. Ese primer mes fue muy fuerte en emociones para ambos y creo que lo supimos manejar muy bien; sin embargo pasado el susto inicial y ya con nuestra hija en casa, no supimos manejar la situación de la mejor manera.
Nos reprochábamos mucho –mutuamente- el hecho su bajo desarrollo al respecto de otros niños de su misma edad, yo exigía mucho y creía que esta exigencia iba a ser la mejor forma de aprendizaje para mi hija, por otro lado mi esposa (eso creía yo) permitía muchas cosas bajo el criterio de verla débil, indefensa y con menos aptitudes de las que ya debería tener por su edad.
Buscamos la forma de ponerla en todas las terapias que pudimos pagar y para ello también dejamos de lado nuestro confort (vivíamos con mis suegros, no salíamos mucho, ella tuvo que regresar a trabajar de forma temprana, entre otras cosas). No teníamos tiempo para nada que no sea trabajo y terapias. 
Fue muy duro y desgastante y como comprenderán nuestra relación pasó a un segundo plano. Así estuvimos más de 3 años, hasta que la propia situación nos exigió plantearnos el hecho de la separación. Creo que ese momento fue totalmente decisivo. Era cambiar nuestra forma de vida o separarnos.
Fueron meses complicados, pero gracias al esfuerzo mutuo y al inmenso amor que nos tenemos, es que pudimos superar nuestras diferencias y con el apoyo de terapias logramos abrir nuestros corazones para dar paso a una mayor comunicación y tolerancia, esto ha hecho que retomemos la cordialidad en un inicio y luego el amor y la pasión por nuestra relación. 
Hoy día, recordamos con mucho cariño esos primeros años complicados y damos gracias a Dios que supimos entender que era necesario un cambio. 
Creemos que el esfuerzo fortaleció más nuestro amor como pareja y nuestra relación con nuestra hija. Nuestra hija, hoy es una niña alegre y que cada vez más va en camino a mejorar y recuperarse. 
Nosotros estamos cada vez mejor, Nos casamos por religioso hace más de 1 año y gozamos (creo que eso nos falto la primera vez) actualmente con el nacimiento de nuestro segundo hijo.
Como conclusión de nuestra experiencia, podemos decirles que nunca se den por vencidos, el Amor todo lo puede.

 SI DESEAS APOYAR ESTA HISTORIA VOTA POR EL N°4
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on ““EL AMOR TODO LO PUEDE””

    • Anónimo
    • posted on 18/11/2011

    Linda historia y es verdad, sòlo el amor es capàz de superar las adversidades de la vida.
    Sigan adelante y que el amor de ustedes se fortalezca cada dìa màs en el amor de Dios.
    Felicidades.

    • Anónimo
    • posted on 18/11/2011

    me gustó mucho mi voto es para esta historia.

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*