Este artículo está desarrollado  a sugerencia de muchas madres que se ven en la dura batalla de criar a sus hijos solas. Se trata de valientes mujeres que por razones distintas se han visto en la situación de  asumir  esta gran responsabilidad.

 

LOS PORQUÉS

 

En líneas generales podemos decir que hay muchas respuestas a esta interrogante, pero puedes empezar por:

 

Asumir tu parte de responsabilidad sin mayores culpas, para evitar que en nombre de ello cometas un error mayor, o transmitas ideas y sentimientos ajenos a tu hijo. Muchas veces los matrimonios no funcionan como esperas, dejando de lado la oportunidad de mejorar en el binomio de esposos, simplemente se rinden ante las dificultades; esto genera diversas actitudes tanto en la mujer como en el varón.

La mujer suele sentirse herida, culpable, menospreciada, temerosa, inferior, y cuando se trata de temas específicos como por ejemplo  infidelidad por inmadurez, se cree que “haciendo lo mismo” se puede aliviar el dolor y no hay nada más falso que esto.

Otro caso es cuando nunca se tuvo el esposo o la pareja cerca, la relación se termina antes de que el hijo nazca o cuando está aún muy pequeño, de manera que la preocupación aumenta respecto  a los recuerdos que pueda tener, a lo que significa no contar con un referente paterno, y a las interrogantes que el niño haga a medida que vaya creciendo. Aquí en principio debes considerar  las causas por las que esto sucedió, siendo honesta contigo misma, si hay parte de culpabilidad en ello asumirla te hará sentir mejor, pues partes de un pensamiento realista que te permitirá afrontar la situación y mejorar diariamente, en cambio ,si decides culpar a otros de lo que te pasó, lo seguirás haciendo día a día, nunca asumirás tu parte y terminarás desarrollando pensamientos de auto compasión  que no te ayudan a crecer como persona y que te enferman el alma y la mente al vivir en rencor, falta de verdad, depresión, inestabilidad, etc.  Considera que si tú no mejoras, esto es lo que le ofrecerás a tu hijo, no por falta de padre sino porque tu así lo decides para él o ellos.

 

Hoy en día hay muchos ejemplos de mujeres que crían a sus hijos solas, y cuando lo han hecho con éxito, el factor común está en que ellas asumen el papel que les toca y NO el de ser “padre y madre”. Así como madre hay una, en la figura paterna sucede lo mismo. Debemos entender que la idea de padre protector, fuerte, soporte económico del hogar, etc. son cualidades que se han sembrado en nosotros desde siempre, partiendo de las características de la naturaleza del hombre y de la mujer; los tiempos han cambiado mucho esta figura, al darle mayor cabida a la mujer en el ámbito laboral y académico; esto no es malo, pues no se pretende masculinizar la participación de la mujer en la sociedad ni en la casa, pero si ha permitido compartir los roles sobretodo en el aspecto de la crianza.

Hoy en día vemos que importante es la participación del  padre desde el momento del alumbramiento, cambio de pañales, cuidado y protección del niño, reconociendo este importante aporte al vínculo que genera con el hijo (sin dejar de lado la ayuda para la madre) estamos deduciendo que cuando el padre está ausente el desarrollo del niño tendrá ciertos vacíos que se reflejarán en su personalidad, pero que gracias a la intervención de la madre que conscientemente se preocupa por ello, esto no será tan determinante.

 

QUÉ HACER:

 

Hablar con el padre de tu hijo, separando las dificultades que como pareja hayan tenido y solo centrándose al rol paterno, para establecer la manera de criar buscando armonía y respaldo, bienestar que le ofrecerán al niño dando lo mejor de sí a pesar de la circunstancia, así tu hijo verá que aunque no están juntos, ambos piensan igual en relación a él, su afecto y la crianza, alineándose en el obejtivo común. Si el padre es de los que no le importa esto, con mayor razón deberían conversar con un especialista que le ofrezca una visión de lo importante que es su participación durante el crecimiento de su hijo. Si no quiere acercarse ante el especialista, evidentemente es mejor que se mantenga alejado de tu hijo pues demuestra nula voluntad y no será un gran aporte o referencia positiva.

Con tu hijo, debes reconocer la necesidad que tiene del padre, no crearla, y conversar con él , si es muy pequeño el juego es un elemento de gran ayuda para descubrir que es lo que él piensa. Si inicia con las preguntas, no te alejes de la verdad pero considera que es un niño, y tus motivos para que el padre no esté cerca, no pueden ser comprendidos por un pequeño. Los niños son muy concretos, muéstrale fotografías si lo crees necesario, si él considera a otra persona como padre y no al biológico esto debe ser respetado pues son sus sentimientos y poco a poco tendrá la capacidad de discernir y darse cuenta de la figura real.Ten paciencia.

 

TENGO NUEVA PAREJA Y MI HIJO NO LO SOPORTA

 

Esto es muy común porqué el hijo cree que le están arrebatando el tiempo y amor de su madre, no conoce otro aspecto del afecto más que la exclusividad de la atención y cuidados a él, esto genera cierta inestabilidad y como todo proceso de adaptación toma su tiempo. Aquí es importante considerar que

  • No se puede obligar al hijo a estar en presencia de otra persona si no se siente cómodo. Dale tiempo
  •  No le mientas para evitar su enojo, no olvides que siempre estás enseñando actitudes y los niños aprenden rápido.
  • Recuerda que tú eres la madre, las decisiones mejores para ambos las tomas tú, no tu hijo. Analiza bien
  • Evita refugiarte en algún varón pretendiendo que sea tu pareja si no estás segura de ello, esto confunde más a tu hijo, y te puede causar dolor que él relacionará con cualquier presencia masculina a futuro.
  • Deja de lado compañías que te inculquen pensamientos como “tienes derecho a vivir” pues ciertamente lo tienes, pero con calma, no dejes lado tu misión fundamental de madre, tu hijo también tiene derecho a vivir y sin mayores confusiones y solo te tiene a ti.
  • Evita hablar mal del padre, pensando que así  aceptará con mayor agrado a tu pareja, si algo te afecta de la relación anterior debes resolverlo tú, no ganas nada bueno transmitiéndole tus rencores.

 

Ante tantas dificultades lo mejor que puedes hacer es transmitirle seguridad, ser su ejemplo. Es increíble la fortaleza que puede tener una mujer para hacerlo, sin embargo ,si sientes que te falta fuerza, ¿no crees que es normal? Estás realizando una difícil labor, respondiendo preguntas, asumiendo mayor carga emocional, defendiéndote muchas veces de la noción social que existe ante una mujer que está sola. Cuando te falte fuerza busca apoyo en tus familiares o amigos que sabes que te escucharán, no tienes que ser perfecta.

 

Dicen que padre no es el que engendra sino el que cría, y esto es porque hay muchas personas que tiene un gran corazón y están dispuestos a acompañarte en la tarea de formar a tu hijo, no podemos arrancar voluntad y amor a la persona que tiene “el deber” o “la obligación” porque esto no se puede exigir, simplemente brota de cada quién.

 

Aquella persona que está dispuesto a perderse las malas noches,  los llantos, las risas, los juegos, las preocupaciones, las preguntas y todo lo que significa entregarse en la crianza,  se niega a vivir una gran experiencia, como ves,  no solo se trata de engendrar, es más que eso, se trata de amar. Sin embargo, no te confundas  al pensar que si conoces a alguien que le encanta tu hijo debas tener una relación con él “porque mi hijo lo quiere o lo necesita” Tú decides esto, y nada te puede vincular a esta persona si no lo deseas. El referente paterno pueden darlo los tíos, abuelos, amigos  que estén dispuestos a apoyarte en esta tarea.

 

Cuando te dedicas a buscar pareja pensando en buscar padre, o “hacer lo mismo que él te hizo” solo logras dañarte, tu estima cae, sueles cometer errores porque está en función “búsqueda” y sientes el apremio, que no te deja ver las cosas con claridad. La pareja para ti debe tener ciertas cosas que tú admires y te hagan sentir bien, esto dista mucho de la posición de padre que en principio es muy difícil notar en una relación, estás otras facetas se dejan apreciar durante la convivencia y por ello es muy importante que decidas bien antes de dar un paso trascendental en la vida de ambos.

 

Mamá e hijo, pueden haber desarrollado la idea de poseerse mutuamente porque tiene un vínculo muy fuerte, para que tu hijo no se sienta abandonado debes ser la primera en sentirse capaz de vincularte con otras personas, esto no significa que dejarás de ser lo más importante para él o que tu relación pierda fuerza. Cuando no permitimos la participación de otras personas en la vida de nuestros hijos ni en la nuestra, no se genera intercambio y por ello se alimenta más  la insana idea de poseerse uno al otro.

 

Recuerda que es distinto dedicarnos a nuestro rol materno y en el camino cubrir nuestras necesidades emocionales que hacer responsable a nuestro hijo de estas necesidades. Para el niño esta información ingresa como “soy responsable de su bienestar” ,”si hago esto la pongo triste”, “no puedo separarme de ella”, “solo me tiene a mí”, “no puedo traicionarla” ,y todo lo que haga no lo hará por propia voluntad sino para agradar a su madre, generando cierta dependencia hasta de criterio,(y las madres en este aspecto debemos buscar la autonomía)
Eres TODO para él, el ejemplo, las emociones, el bienestar, el cariño, la salud, y mucho más, pero permite que cada agente que participa contigo en la crianza haga su parte en esto, los amigos, la familia, el colegio, de manera que ambos tengan un apoyo desde escuchar otras opiniones, maneras de hacer las cosas, hasta saber que están allí, cuando no solo se necesita de mamá. Si algo crees que debes hacer sola, es enseñar a amar, y no olvides que nadie es capaz de enseñar aquello que no conoce.

 

Espero haberte ayudado a ti mamita que sabes que tienes siempre aquí UNA MANITO para apoyarte.

 

 

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

8 thoughts on ““SOY PADRE Y MADRE””

    • Anónimo
    • posted on 08/06/2011

    Que hermoso artìculo, gracias por tan cuidadosas reflexiones y por centrar de una u otra forma los sentimientos de las mamitas generando asi un balance entre el rol de mamà-papà y mujer!!!

    Liliana Fonseca

  1. GRACIAS LILIANA POR TUS COMENTARIOS, SALUDOS DESDE PERÚ A TODOS NUESTROS AMIGOS COLOMBIANOS QUE SIGUEN UNA MANITO

    • Carolina Lopez
    • posted on 10/06/2011

    si es una realidad solo me queda por decir q es algo q hay q asumir y ellos son nuestra vida no habra nada q nos impida seguir luchando por el bienestar de ellos y de nosotras HIJO JULIAN ANDRES TE AMO ERES MI VIDA BEBE

  2. Gracias por compartir Carolina. Adelante con Julian.

    • Anónimo
    • posted on 11/06/2011

    Excelentes todos tus consejos y me gusta la frase "no tienes que ser perfecta" 🙂 Por lo que leo, este artículo también puede ser dirigido a los hombres que cuidan solos a sus hijos ¿verdad?. También hay grandes hombres que pasan por estas difíciles circunstancias.
    Muchas gracias y sigan formando mejores seres humanos y niños más felices!
    Nancy Morales.

  3. Ciertamente Nancy, también se da en los varones y es genial que lo menciones. Debemos reconocer en ambos casos la gran responsabilidad y el reto que significa educar solos. Gracias por escribirnos.

    • Anónimo
    • posted on 06/05/2013

    Hola, que buen articulo felicitaciones! a veces no sabes que haces bien y que haces mal cuando crias a tu hijo sola, este articulo me ayudado bastante, gracias. Por otro lado tengo una consulta, Que debo hacer o como debo actuar si el papa de mi hijo no le da calidad en el tiempo que le dedica los fines de semana, ven tele todo el dia como puedo evitar eso o no debo meterme? Ya lo converse con el pero las cosas siguen igual! yo creo que esto puedo perjudicar a mi hijo bastante.

  4. Gracias por escribirnos; es muy frecuente que los padres reduzcan sus visitas a permanecer frente a la televisión, de cierta manera es más fácil y requiere menos esfuerzo que vincularse con el hijo en salidas u otros juegos. En principio te diría que es fundamental respetar estas decisión paterna, pero también puedes modelar estos fines de semana si el encuentro se diera en un parque, o que tu hijo lleve consigo un juego, un cuento, etc que haga propicio el cambio de actividad, esto se puede alternar con la televisión, cine o vídeos y estoy segura que gradualmente tu hijo irá pidiéndole dejar de lado estás sedentarios espacios.

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*