Para hablar de la torpeza debemos primero tener en cuenta que la destreza motora es la capacidad de contraer los músculos adecuados en el momento oportuno, esta coordinación se logra con el desarrollo, la maduración y el estimulo.
En cambio, en la torpeza motora es muy notable la dificultad para el control de los músculos; esta torpeza puede ser normal y pasajera por ejemplo, si un niño quiere realizar una acción que supera sus posibilidades por cuestiones de madurez y desarrollo (como los pequeños que desean hacer todo solos y suelen tener movimientos torpes) o puede ser permanente y real para los niños que teniendo las posibilidades motoras que le otorgan su edad cronológica, no logran el dominio del movimiento.
LAS CAUSAS PUEDEN SER
 
• Lesiones mínimas y no detectadas en los centros nerviosos.
• Dificultad para utilizar la información que le ayuda a anticipar el movimiento.
• Deficiencias sensoriales, motrices o sensorio-motrices 
• El aspecto emocional también puede calar en este sentido, generando temor al efectuar   movimientos; no saber cómo actuar fomenta ansiedad, porque sabe que se espera una respuesta de él que no puede asumir.
¿Cuándo se inicia el movimiento?
La respuesta motora que podemos percibir se inicia antes ,en un proceso interno de recepción de información, les doy un ejemplo: María es una niña de 5 años que quiere tomar un vaso de agua y no se percata de cuán lleno está el vaso, así que lo levanta con fuerza y termina bañada con el  agua, su madre le indica “Yo te sirvo si me lo pides, sabes que siempre derramas”.
La madre observa el movimiento a partir de que la niña toma el vaso, pero internamente ella inició el movimiento mucho antes, desde que procesa la información que percibe de sus sentidos, (en este caso tamaño del vaso, peso, distancia hacia la mano y luego hacia la boca) y luego la programación de la respuesta motriz adecuada (la rapidez del movimiento, su dirección y fuerza) una vez realizadas estos procesos previos se realiza la respuesta motriz o movimiento, que en este caso, es lo que pudo percibir la madre de María. 

–>De modo que, si existen deficiencias sensoriales, lo más probable es que la información que el niño deba procesar sea incorrecta y dé como resultado un movimiento torpe, pero no por factores exclusivamente motrices, salvo que hablemos de buen procesamiento y las dificultades estén en la respuesta motriz ,o ambos casos que serían las dificultades sensorio- motrices.

A esto le añadimos la respuesta de la madre que mantiene la situación:
al decir :“yo te sirvo” no le permite ejercitarse o entrenar su movimiento para lograr el dominio y perfección del mismo, a pesar de que a los 5 años este ejercicio simple no sería mayor problema.
El mensaje de insuficiencia que interioriza María y que traspasará a otras actividades, con la seguridad de que ella “no puede” porque “es torpe”,  cala tanto en la  dimensión emocional de los niños, que se excluyen automáticamente de los juegos colectivos, o seden sus turnos o prefieren solo observar antes que participar.
En nuestro medio las actividades más populares son el fútbol y el vóley ,esto resulta un reto para los niños que no tienen  interés por estas disciplinas, (sea por motivación o  falta de destreza) y ven tristemente reducidas sus posibilidades de juego, sintiendo que no pertenecen al equipo; estás circunstancias son más fáciles de manejar cuanto más grande sea el niño por que puede comprender , tolerar y optar por algún otro juego.
Los padres sin darse cuenta acentúan en el niño sentimientos negativos, porque creen que su hijo es tímido o que no le gusta jugar en equipos, y lo orillan a integrarse haciendo que el niño rechace más esta situación que lo pone en tensión, porque él  sabe que es torpe y que tanto los amigos del equipo como sus padres lo rechazaran por su participación.
Es importante por ello, darle al niño toda posibilidad de movimiento reiterativo tanto de la motricidad fina como de la gruesa,es decir, movimientos grandes con brazos y piernas, y movimientos que permitan la coordinación y destreza con los dedos de las manos;  para lograr un adecuado desarrollo que se verá reflejado a lo largo de su vida, en sus movimientos, escritura, orientación espacial, coordinación, etc.
Recordemos que los niños pueden ser muy hábiles para ciertas cosas y no tanto para otras, descartemos la posibilidad de alguna insuficiencia sensorial y brindemos la oportunidad de ejercitarse constantemente en actividades que son difíciles para que adquieran el dominio y luego continuar con un siguiente nivel, sin exigir más de los que su maduración pueda ofrecer. 
Ahora inténtalo, primero obsérvalo y descarta si tienes sospecha de algún problema sensorial; es muy común escuchar a madres que dicen “él se cae a cada rato “ y desconocen el estado de las caderas, pies, etc o, “no coordina” y tal vez se trata de un problema visual, y lo más recurrente: “mi hijo es hiperactivo, por eso no me hace caso, no puede estar quieto,” y la causa es que el niño no escucha, por eso grita, y no atiende indicaciones. 

Es muy significativo que al observarlo estés iniciando una comunicación positiva con él, que le dice “me importas” ,“te quiero” y no sentirá que lo observas para ver qué hace mal en esta ocasión, este solo hecho de pasar momentos especiales genera la estabilidad y seguridad que es la base de cualquier aprendizaje, verás que fácil adquiere el control de sus movimientos con los ejercicios reiterativos a través de juegos y con la confianza que tu le brindas.

Estoy segura que para comprender este artículo no solo has entendido lo que le pasa a la pequeña María y su madre, también has recordado que las cosas que hoy no dominas, cuando eras más pequeño, te costaban mucho trabajo, y pueda que lo dejaras de lado por que admitías, solo o inducido, que no eras muy hábil para ello, y también recordarás aquellas victorias en este aspecto, que han sido tan significativas por que tal vez alguien que te quiere te ayudo a superarte, a confiar  en ti, y son parte de tu confianza en ti mismo y de los mejores recuerdo que tienes hoy.
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

12 thoughts on “LA TORPEZA”

  1. Resalto la importancia de este artículo, ya que abre otras posibilidades de observación y análisis tanto en los padres como en los maestros y en general a todas las personas que acompañan el proceso de formación de nuestros niños. Leyendo el artículo recordaba como existen padres de familia que no permiten que su hijo experimente por sí sólo precisamente por temor al error, por miedo a exponerlo a que se haga "daño", no le brindan la posibilidad de explorar y bueno no se trata de dejarlo solo, tampoco de realizar actividades por él, creo que la mejor vía es ayudarlo, orientarlo a través de la palabra, la acción y un contínuo acompañamiento.

  2. Gracias por tus acertadas apreciaciones Liliana, estoy segura que ayudará a muchos padres y maestros lectores de UNA MANITO.

    • mamigabi
    • posted on 10/08/2011

    Creo que es importante lo que señala Liliana, que a los padres nos abre las oportunidades de observación y análisis. Es importantísima la observación y la comparación, sin necesidad de competencia. Es decir, saber qué está dentro de lo normal y qué no está dentro de lo normal… porque a veces, suele suceder que los padres no sabemos cuál es el patrón de referencia.

  3. Gracias por tus comentarios mamigabi, el patrón de referencia que indicas, es muy importante considerarlo porque nos sirve como parámetro, nunca para obligar al niño a que lo cumpla como ley, pues cada uno tiene un ritmo distinto de desarrollo que es importante respetar. Forzar a que esto se cumpla o se acelere es contraproducente y bloquea muchas veces las posibilidades reales del niño.

    • Anónimo
    • posted on 10/08/2011

    En muchas ocasiones vemos que muchos niños he inclusive adolescentes tienen trastornos en el equilibrio y la coordinación, por lo tanto se transforma en una preocupación para el mismo niño y los otros, por ende es mejor consultar con un especialista en la materia que nos podrá indicar si es normal o no.
    En otras ocasiones esto puede suceder en la parte emocional ya que en algunas situaciones hay niños que son llevados por una educación severa y esto puede generar temor en el niño, también la sobreproteccion causando un miedo infundido por los padres y el niño se contagia de eso. Por eso debemos transmitir confianza para que ellos se sientan seguros de si mismos y puedan desarrollar todos sus movimientos con correcta normalidad, hay que vigilar pero sin que el niño tenga miedo a asumir desafíos.

    KAREN DAYANA OLARTE
    COLOMBIA

  4. Bien dicho Karen, las causas de un movimiento torpe en el niño pueden ser varias según nos muestra este artículo, los padres son los llamados a estar atentos para registrar cuales son las dificultades del niño y consultarlas con un especialista, quien a través de pruebas determinarán la causa probable y los orientará para superar aquello que aún no logran; sin embargo, el aspecto de la confianza en el niño que esta íntimamente ligado con el afecto,corresponde principalmente a los padres cultivarlo y fortalecerlo día a día.
    Gracias por tus comentarios, saludos a todos nuestros lectores de Colombia.

    • Luisa Soledad Castillo Silva
    • posted on 12/08/2011

    "siempre a un niño pequeño se le enseña a cojer las cosas guiandolos o sosteniendo su manito, asi como les enseñamos a leer o conocer las primeras letras , ellos tienen que crecer con nosotros o viceversa, ningun niño es torpe si no mal guiado por los adultos."

  5. La guía del adulto es necesaria para conducir al niño y para estar atentos si es necesario llevarlo al especialista en caso de contar con dificultades motoras. Gracias por darnos UNA MANITO Luisa.

    • Anónimo
    • posted on 16/08/2011

    vale la pena resaltar que la motricidad en el proceso de desarrollo de los niños va ligado de la mano con la ayuda que los mismos padres brinden a los pequeños, asi como tambien la parte sensorial puede llegar a ser fundamental durante la interaccion de movimientos que no todas las veces pueden llegar a ser perfectos pero cave decir que sin hacer sentir mal al pequeño se puede ayudar a corregir dicha habilidad y aun lo mas importante es q se debe animar constantemente y con mucha entereza al niño para que dia a dia pueda interctuar mejor con su entorno generando asi mas confianza, logrando de esta manera que la capacidad de movimiento sea cada vez mayor.

    LAURA ALEJANDRA GUTIERREZ GARCIA
    COLOMBIA

  6. Así es Laura, debemos descartar cualquier deficiencia sensorial o motriz y acompañar a nuestros hijos a desenvolverse adecuadamente. Parte de la confianza del niño y por tanto en su movimiento; se establece por la presencia de los padres que estimulan este sano y armonioso desarrollo. Gracias por tus aportes!!

    • Rocy
    • posted on 31/03/2015

    Yo trabajo con muchos niños con este tipo de dificultades motoras finas y he podido observar que en gran parte de estos casos los problemas se ven acentuados por la sobreprotección de los padres al no permitirles a los niños que desarrollen sus destrezas manuales ya sea en la alimentación y con mayor énfasis en el vestido. Recordemos lo importante que es permitir a los pequeños el manipular botones, sierres, cordones, instrumentos de alimentación, etc, permitirles que se ensucien durante el juego será un gran estímulo sensorial. De los padres dependerá en gran parte el no acentuar las dificultades motrices de sus niños.

  7. Gracias Rocy por tus comentarios. Tenemos un artículo que habla sobre la sobre protección a los hijos; suele pasar que en nombre de criarlos con amor los consentimos y/o hacemos todo por ellos. Formarlos en la autonomía con paciencia es el gran reto; y que descubran "sus maneras" de aprender guiados por la observación del adulto que le comunica cuanto lo quiere

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*