–>


Esta pregunta es muy frecuente en los padres, y es de mucho interés para todos porque algunos desean encontrar la manera mágica de dejar el  uso del pañal en el menor plazo posible y otros lo ven como el mejor aliado que tuvieron y que ahora se convierte en un problema porque no pueden quitárselo con facilidad.
Aclaremos que el uso del pañal es una necesidad de los niños pequeños, porque no pueden comunicarse fácilmente ni entender su cuerpo y lo que le esta sucediendo, de manera que si queremos saber cuándo sería bueno dejar el pañal una de las pautas puedes ser, cuando el niño pueda comunicarse, que será a partir del año y medio más o menos.
 

Recordemos que no todos los niños son iguales, dejemos atrás esas exigencias al saber que la vecina que es más pequeña ya “pide” y nuestro hijo aún no, los ritmos de maduración son distintos y este es uno de los factores que juega un papel importante para lograr el control de esfínteres. El hecho de que un niño demore en controlar, aún teniendo el apoyo necesario, no lo hace inferior en nada a los demás niños, esta es una etapa de paciencia y de aprendizaje tanto para los niños como para los padres.

 

Esta es una tarea que requiere mucha constancia y buena disposición, no se logrará mucho y en cambio, se dilatará el proceso si se le exige al niño más de lo que naturalmente puede ofrecer, pues un niño pequeño no tiene mala voluntad para aprender, al contrario esta ávido para ello, sin embargo le cuesta aprender ciertas cosas cruciales, como caminar, comer solo, saltar, etc si es que no está maduro para realizarlo. La constancia y paciencia será de los padres, ¡ánimo!

 
 
Me dicen que le quite el pañal en  verano
 
Es muy recomendada la estación de verano para enseñarles a los pequeños a dejar el pañal por que usan prendas muy frescas y diminutas, que permiten que tanto tu como él se den cuenta cuando “se hizo” y también facilita el lavado y secado de las prendas las veces que sean necesario cambiarlas.
 
Sin embargo puedes aprovechar esta situación para darte cuanta y enseñarle qué es lo que está sucediendo, él no es consciente de ello y debe aprender que pasa. Normalmente cuando un niño se “hace” mira hacia abajo con mucho asombro, al sentir la sensación  del líquido tibio que sale de su cuerpo, eso que para ti es normal para él es un evento que ha descubierto, y que dependerá de tus reacciones si él lo asume con tranquilidad o ansiedad, repulsión o naturalidad.
 
 
Recomendaciones:
 
 
* Si vas a iniciar esta etapa, debes comprometerte con ello, esto implica no bajar la guardia y continuar hasta lograrlo, ojo que debes exigirte paciencia tu  y no que el niño lo logre en tiempo record.
* Cuando el niño ya reconoce que está “haciendo”, te avisará aunque siga usando pañal, para ello es necesario que le muestres lo que sucede y aprenda a anunciarlo, puedes tenerlo una mañana contigo sin pañal y cuando suceda hablarle de ello, muchas mamis dicen “ves esa es la pichi” para que luego él anuncie lo mismo cuando vuelva a suceder.
 
* Primero tu hijo debe saber de qué se trata, luego lo reconocerá cuando lo  vuelva a ver muchas veces ya en el suelo, porque si le mostramos que hizo en su pañal, no lo asociará con la enseñanza anterior en donde recordará el piso y las piernas mojadas.
 
* Luego identificará la sensación previa que le produce cuando tiene “ganas” y será una aproximación a lograrlo cuando ya pueda comunicar sus deseos. Por lo general los niños inician el control diurno porque están más dispuestos a aprender  y luego el nocturno que demanda mayor voluntad.
 
Debemos considerar…
 
Que son niños pequeños y que lo que para un adulto es imposible que suceda, para ellos es muy común por ejemplo, entretenerse jugando, o pedir una vez y hacerse dos veces, olvidase de pedir, etc. Y saben por qué? Por que recién están aprendiendo y es tan importante esto que no se puede lograr a veces con facilidad; por lo general las madres que logran una semana sin pañales sentencian “victoria” por la evidencias y cuando cierto día el niño falla, reclaman que él ya no hacía esas cosas, que ya esta grande, y los amenazan en volver a los pañales muchas veces avergonzándolos por el retroceso.
 
Esto sucede porque en realidad el niño aún no había logrado el control, probablemente esa semana fue buena y si continuaban así por más tiempo hubieran afianzado la confianza que necesita para este gran paso; caso contrario, él sabe que contentó a su mamá y que ella asume el logro, ambas cosas pueden ocasionar a la vez cierta  presión o temor por no fallar y esta situación es la que empieza a generar dificultades en él logrando retrocesos en este y otros aspectos de su desarrollo.
Verás que poco a poco tu niño va a rechazar el pañal porque le incomoda (si tiene la oportunidad de contrastar la libertad de estar sin él), y debes estar atento(a) para determinar si tiene ganas de “hacer”, por ejemplo se ponen nerviosos, se tocan sus genitales, o se ponen a “bailar” o “saltar”.
Controlar esfínteres implica también tener control de varias cosas previas y sensaciones que debe reconocer para que pueda informar que necesita ir al baño. Vístelo con ropa sencilla para que refuerces su autonomía y no ocurran “accidentes” que lo pongan triste mientras se esfuerza en aprender. Recuerda que el control diurno se logra primero que el nocturno así que por las noches toma las precauciones. comprender indicaciones, .
 
Existe una gran variedad de productos para este tema, algunas basenicas son coloridas, musicales, multiusos,etc introduce el uso de la basenica como parte de un juego explicándole para que sirve, luego invítalo a usarla, si no hay resultados favorables intenta mas tarde, y si lo logra.. felicítalo! eso le dará seguridad en el tema. También puedes recurrir a pañales de especiales que sirven como ropita interior de entrenamiento para adquirir el hábito de ir al baño.
 
Si ya  reconoces su capacidad para controlar esfínteres entonces alégrate y haz que él lo sepa, confiando siempre en él y dándole la prioridad: si tiene que salir, ir al baño antes de salir o al entrar a cualquier lugar, si hay una reunión en casa, él te pedirá cuando necesite de ti porque reconoce que es tu prioridad, si va a la guardería informa a sus cuidadoras para que procedan de  la misma manera y apoyen tu esfuerzo.

Y por último recordar que nada es mágico y que como todo proceso toma su tiempo y es distinto en cada hijo. Si alguna vez tiene un accidente o “se le escapa” no hagas drama, aliéntalo para que esté atento en una siguiente ocasión pero tu como padre o madre no retrocedas en la decisión; pues si bien es importante tener en claro que el niño tiene que estar preparado para este paso, no va a depender solo de él, sino del adulto que esta pendiente de su desarrollo y lo fomenta. En este compromiso quedan de lado la pereza y la pena de que tu “pequeño” crezca, factores que son comunes cuando los padres descuidan este aprendizaje en nombre de “esta chiquito” o “es más fácil” y continúan con el pañal; el desarrollo debe ser armónico y no podemos ocasionar confusiones con mensajes opuestos por ejemplo  pueda pedir lo que más le gusta por que ya esta grande y lo reconoce y a la vez no puede pedir ir al baño porque aún es pequeño. 
 
 
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “¿HASTA CUÁNDO CON PAÑAL?”

    • Anónimo
    • posted on 10/11/2010

    Gracias por tu publicación, me ayudó mucho

    • Anónimo
    • posted on 16/12/2010

    muy interesante a veces las mamas se desesperan y crean ansiedad en el niño….gracias.

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*