Si enlazamos el tema anterior,  me gustaría decirles que cuando se inicia un programa de estimulación temprana se divide en áreas  para asegurarnos de estimular al niño integralmente; en adelante detallaré de que se trata cada área su importancia y maneras de estimular que podamos practicar en casa.
El área que desarrolla el conocimiento se denomina área cognitiva, y esto implica las maneras de razonar y aplicar sus conocimientos en las cosas más elementales, y los niños construyen su conocimiento a diario mediante el juego y todas las experiencias que le rodean.
El bebé  desde que nace, no cesa de descubrir y conocer el mundo que le rodea. Despertar todos los sentidos del bebé, para que pueda percibir y relacionar estímulos entre sí, es ya un acto cognitivo y perceptivo que estimula sus capacidades intelectuales.
Recordemos que cada sentido nos brinda cierta información, por ejemplo a través del gusto los bebes conocen el mundo, la leche materna no solo les significa calmar el hambre, también es una respuesta al llanto, por tanto es un nivel de comunicación, y es una demanda de afecto y presencia materna, que a través del preciado liquido logra en la criatura un desarrollo físico y emocional equilibrado
Es por ese primer aprendizaje que ellos crecen y siguen explorando las cosas a través del gusto, y “todo se llevan a la boca” pues su necesidad de aprender es creciente; ellos tocan, huelen, ven y “degustan” cada objeto con la finalidad de establecer algún concepto de él: duro, blando, rico, feo, caliente, frío, se come, o… no se come.
A partir del tercer mes, el bebé muestra gran interés por explorar; sus habilidades motrices, dado que ya puede manejar mejor su entorno y clasificar sus percepciones, pues no se encuentra constantemente echado, ya es capaz de levantar y sostener la cabeza y eso genera un ángulo  mejor para la exploración.
Al final del primer año, sus posibilidades de movimiento le permiten mayor exploración, esta vez ha incorporado más posturas; permanece sentado, puede desplazarse gateando, y algunos logran estar de pie si consiguen un apoyo seguro.
Así son capaces de observar y atender con detenimiento lo que le interesa empleando bastante tiempo en ello, pues están desarrollando su área cognitiva que le permitirá al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas contextos, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea; por ello el niño necesita de experiencias, para desarrollar sus niveles de pensamiento, capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida ante diversas situaciones.

¿Cómo estimularlos?

Si hemos indicado que el desarrollo de las diversas áreas y las habilidades del niño dependen mucho de las experiencia que tenga, como oportunidades de estimular sus sentidos, entonces queda claro que el primer paso es saber determinar los que es para ellos peligroso y lo que pueden explorar.
  • Jamás debes brindarle para su manipulación elementos que sean pequeños, recuerda que todo se lo llevará a la boca para “analizarlo” y luego usará sus otros sentidos, por la misma razón es necesario evitar que tenga al alcance elementos tóxicos (juguetes que despintan) o etiquetas de papel que terminarán en su estómago.
  • Puedes brindarle juguetes aptos para la edad que tiene, cuidar el tamaño y el peso, si tu bebe es pequeño es mejor que manipule juguetes grandes y poco pesados la manipulación de objetos más pequeños la logrará cuando este más grande.
  • El lenguaje es importante, se le debe hablar permanentemente al niño, comentarle todo lo que se esté haciendo al jugar con él , llamando a las cosas por su nombre aunque aún no tenga la capacidad de hablar, él ya esta aprendiendo y si no le hablas correctamente cuando adquiera el habla repetirá como se lo enseñaste.
  • Cantarle es otra alternativa que inicia los hábitos, puedes cantarle por ejemplo para bañarlo, para comer y para dormir, así el niño reconoce que es lo esta próximo a suceder debes hacerlo suavemente y usar siempre la misma canción.
  • Otra opción es leerle, genera un momento especial y cuando están muy pequeños puede ser el padre quien apoye al descanso de la madre, dedicándole un tiempo al niño de  lectura, también aquí la voz debe ser suave las primeras lecturas deben ser cortas, cuando el niño va creciendo pedirá repetir el cuento, o leer otro más, y ya está generando un gusto por la lectura que inició desde muy temprano cuando disfrutaba de ese espacio en donde alguien a cierta hora del día le leía un cuento
Tu creatividad está ahora en prueba, y debes desarrollar la capacidad de observación para saber qué es lo que disfruta más tu pequeño, anímate a crecer con él.

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*