Estas situaciones que son el pan de cada día para todos, en los niños sobreprotegidos no se dan porque tienen una barrera muy fuerte e impenetrable a estas experiencia:padres sobreprotectores, ellos harán lo que sea “para que su hijo no le pase nada” y literalmente puede llegar a suceder; no les pasa nada y por ello no están preparados y no aprendieron de las lecciones de vida diarias. Esta dependencia genera en ellos la inestabilidad que demuestran cuando están sin la figura sobreprotectora, porque no hay quien les de la aprobación, la indicación o lo haga por ellos; y este esquema donde se percibe una pobre personalidad, se mantiene durante las siguientes etapas de la vida, incluso hasta la adultez.




Hijos para la vida
Una manera de demostrar el amor que les tenemos a nuestros hijos, es reconociendo que su vida no nos pertenece y que tenemos la responsabilidad de formarlos pero ellos harán el resto, ¿no queremos que tropiecen? ¡ Pues enseñémosle a caer y a levantarse para continuar! por que en la vida hay tropiezos naturales, piedras en el camino y no hay un súper papá o súper mamá que pueda cambiar eso para su hijo y lo haga para siempre.
Un punto importante es prepararnos nosotros, si reconocemos que tenemos cierta debilidad en este tema, a nadie le gusta ver sufrir a un hijo, pero por ello no podemos evitarles el sufrimiento, sino debemos enseñarles a asumir los errores y enfrentar la dificultad venciendo el obstáculo. 
Lo más frecuente es ver como en los primeros años que el niño socializa con otros pequeños, no quieren compartir sus cosas- a pesar de que el ego es parte de las características de los niños pequeños- esto es muy difícil de superar y a veces se dilata este periodo, lo cual no es observado por los padres que alimentan  esta conducta, evitando que mantenga contacto con otros niños de su edad. Así podemos determinar que si esta conducta se sustenta al niño le será difícil hacer amistades, compartir objetos, y hasta pensamientos, porque él creerá siempre tener la razón y ello implica que se frustre y sufra ante la poca o nula aceptación de los demás, y no resista la falta de consentimiento a la que está acostumbrado por el exceso de protección.
 
Considera:
La crianza con amor siempre dará buenos resultados en la estabilidad afectiva del hijo, sin embargo no confundas el amor con el consentimiento, debes tener reglas claras que ordenen su vida por ejemplo: “El juguete es tuyo pero sería triste no poder jugar con alguien más, y tenerlo guardado”- enseñará a compartir las cosas e intercambiar opiniones con otros- déjalo que entre niños se desenvuelvan, sin intervenir a favor de nadie.

Distinto sería, “Guarda el juguete que me costó mucho y se puede malograr, si me obedeces mañana te compraré otro para que tengas la colección completa para ti solito”.
 
 

Protección es una tendencia natural de los padres hacia los hijos, la sobreprotección no, es algo que lo adquieres voluntariamente o como respuesta a ciertos temores personales que están internalizados, pero los puedes moldear, conversar entre papá y mamá para ponerse de acuerdo es un buen inicio, pues es común que la mamá sobreproteja y no lo note y que esto genere complicaciones en relación a la crianza con el padre.

Si permites que tu hijo desarrolle sus actividades y pensamientos independientes a tu voluntad o criterio, lo harás un niño más seguro, con iniciativa propia, porque fomentas la confianza ante una actividad que debe realizar, lo haces más tolerante, respetuoso, con autonomía y buena autoestima; facilitándole su adaptación a la realidad. 

Todos los días nos podemos cultivar y  tenemos la oportunidad de ser mejores personas, busca orientación y apoyo para aprender a manejar las situaciones difíciles en torno a la educación de tu hijo, porque es la mejor herencia que recibirá de ti.
CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “LA SOBREPROTECCIÓN”

    • Giuseppe
    • posted on 17/11/2010

    Holas:
    La descripción de este tema es bastante certera, y además (como siempre) hay cosas escritas aqui que son muy obvias pero que siempre viene bien recordarlas y tenerlas en cuenta.
    Con mi hija tuve una sobreprotección en sus primeros meses, con temor a las enfermedades. Tal vez por el miedo a los problemas bronquiales que yo tuve a su edad. Pero lo único que consegui fue que estuviera mas propensa a esas mismas enfermedades. Hay que tener presente que quien come de todo esta listo para soportar de todo, y lo mismo pasa en todos los aspectos, si los abrigamos demasiado, por ejemplo, estarán más propnesos a esos problemas.
    Tambien recuerdo una frase que dije cuando ella aprendia a caminar y se caia: "no me importa acolchar el mundo entero si es necesario para que no se golpee al caer", y creo que la frase ya dice mucho de los excesos de la "protección" que queremos darles. O la típica: "A sus 15 años compro la escopeta", de los papás con sus amadas hijitas.
    Esto es muy común sobretodo en los padres primerizos: así se aprende!
    Y claro, también se puede aprender de la experiencia de los que ya saben, como por ejemplo en este blog… hubiera estado genial leerlo en su momento.
    Gracias por compartir estos articulos que son tan útiles.
    Saludos!

  1. Ahora que compartes tu experiencia cercana de sobreprotección te parecen obvias ciertas cosas, y esto es lo que los padres que inician su camino hacia una crianza adecuada, según su cultura, convicción o tradición, no conocen y para eso estamos nosotros ..para darles una manito!!

Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*